Inicio | Multimedia

Satisfacción por la aprobación por el Ministerio del Plan Económico y Financiero del Ayuntamiento

El Ministerio de Hacienda ha dado el visto bueno al Plan Económico y Financiero del Ayuntamiento, que se aprobó en el Pleno Ordinario del pasado mes de noviembre. Este plan era necesario para ajustarse a la reglamentación del Gobierno de la Nación sobre techo de gasto, y recoge una serie de compromisos relativos al gasto de personal y a la licitación de obras, entre otras medidas.

23/04/2017

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha anunciado esta aprobación en una comparecencia pública con la teniente de alcalde delegada de Hacienda, Mónica Córdoba. Ruiz Boix no ocultó su satisfacción, y explicó que este plan “no prevé una nueva reducción de gasto, sino simplemente compromisos a futuro de no generar mayores gastos en personal, y compromisos de licitar obras para que lograr, bajo criterios de eficiencia y eficacia, una reducción de costes a la hora de contratar empresas”.

Explicó el primer edil que tras el cierre del ejercicio presupuestario de 2015, y a resultas de la liquidación de dichas cuentas, la Intervención de Fondos apuntó que “se incumplía la regla del techo de gasto, es decir, que se había generado mayor gasto del que nos permitía el Gobierno Central con esa Ley injusta de Estabilidad, que lo único que provoca es que destinemos a prestar servicios menos recursos de los que dispone este Ayuntamiento”.

En concreto, el infome apuntaba a que en 2015 el Ayuntamiento había tenido un gasto superior al estipulado en un millón y medio de euros. “Por ello -recordó el alcalde-, en el año 2016 hicimos varias consultas, tanto a la Junta de Andalucía como al Ministerio de Hacienda, sobre si un ayuntamiento saneado como es el nuestro tendría que realizar la redacción de un plan económico financiero que nos llevase a reducir ese gasto, una cuestión que, vuelvo a reiterar, me parece totalmente injusta y no comparto”.

El Ministerio de Hacienda contestó a los escritos municipales asegurando que “debíamos aprobar ese Plan Económico y Financiero, que fue aprobado en el Pleno de noviembre de 2016”. Tras unos meses de espera, desde el Consistorio se preguntó al Ministerio si el plan había sido aprobado o no. “La respuesta recibida -explicó Ruiz Boix- es que todos los planes municipales que no hayan sido objetados y que no hayan tenido ningún tipo de sugerencias o recomendación, estaban automáticamente aprobados”. Aclaró el regidor sanroqueño que este plan “no van a suponer, en ningún caso, la resta de ninguno de los servicios municipales, y no va a suponer la resta de la mejora de algunos de los servicios municipales que tenemos previsto en este año 2017”. Eso sí, considera que esta aprobación es “un respaldo a la gestión de este gobierno municipal por parte del Ministerio de Hacienda”.

“Esperamos ahora -añadió- que se atiendan las demandas presentadas por la Federación Española de Municipios y Provincias en representación del conjunto de ayuntamientos que han cerrado el año con más de 7 mil millones de euros de superávit. Las administraciones locales son las únicas que han cumplido los retos y exigencias del Gobierno Central y la Unión Europea, y lo que queremos es poder disponer de esos superávit para poder prestar mayores y mejores servicios municipales a los ciudadanos de San Roque”.

El alcalde sentenció que “queremos seguir cumpliendo con más limpieza viaria, más jardinería, más ornato, más presencia policial y con muchos otros retos en las políticas culturales y deportivas. En definitiva, con nuestro compromiso con los ciudadanos, y para ello necesitamos, no nuevos impuestos, sino el poder utilizar el superávit obtenido en estos dos años”.

En el punto 2.3 del Pleno Ordinario celebrado en noviembre se proponía aprobar varias medidas de ahorro, tanto para el Presupuesto de 2016 como para el de 2017. Entre otras: no convocar las plazas vacantes; no licitar todas las obras del Capitulo de Inversiones; no se utilizarán los créditos sobrantes para otras obras nuevas no previstas; y se reducirá la utilización de los remanentes de tesorería para gastos generales; el ahorro generado con estas medidas se cifraba en unos 6 millones de euros.

En la memoria elaborada para sustentar el acuerdo plenario se destacaba que las razones que originan el incumplimiento de la regla de gasto no son causas estructurales. Así, se citaba, los recursos son suficientes para los gastos previstos; la Corporación está libre de deuda bancaria (desde octubre de 2016); y se reduce la utilización de los remanentes de tesorería para gastos generales.

En la discusión del punto el alcalde aseguró, que al igual que la oposición, no compartía estas medidas, que vienen impuestas por una invasión de competencias del Gobierno Central en las administraciones locales, que no tiene en cuenta la buena situación de las cuentas del Ayuntamiento sanroqueño.

El punto se aprobó con los votos de PSOE y PA, la abstención de PP, y PIVG y el voto negativo de SSP.