El Ayuntamiento contratará a unos 120 jóvenes gracias al plan de empleo de la Junta de Andalucía

Tuesday, 13 May 2014

El Ayuntamiento de San Roque recibirá casi 770.000 euros de la Junta de Andalucía para crear unos 120 puestos de trabajo durante seis meses entre los jóvenes parados sanroqueños. Para acceder a estos empleos son condiciones indispensables tener entre 18 y 29 años y estar inscrito en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) antes del 31 de marzo.

EMPLEO 13 MAYO 2014

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, y la teniente de alcalde delegada de Empleo, Mercedes Sánchez, han presentado hoy, martes, la repercusión en el municipio de la segunda de las cinco líneas de actuación del Programa Emple@Joven, denominada “Cooperación Social y Comunitaria”, que consiste en contrataciones por parte de los ayuntamientos. Tiene como objetivo promover la contratación de jóvenes en obras y servicios de ámbito social o de interés municipal, “pero nunca en tareas estructurales del Ayuntamiento”, aclaró el primer edil.

Ruiz Boix recordó que de los más de 4.300 desempleados del municipio, alrededor de mil tienen entre 18 y 29 años. “La cifra de 768.521,72 euros que se destinará a San Roque desde la Junta -concretó- es cuatro veces la que recibimos en 2013 con motivo del Plan de Exclusión Social también autonómico, cuando se dieron 60 contrataciones por un periodo de 3 meses. Como ahora los contratos son de seis meses, el número superará los cien, y calculamos que serán unos 120”.

“Agradecemos a la Junta de Andalucía -continuó el primer edil- que ponga en marcha esta iniciativa, y ahora nos toca trabajar desde el Ayuntamiento para redactar un proyecto atractivo y que responda a las líneas que se nos marcan”. Entre otras, desde la Administración autonómica se apuntan cuestiones como cuidados asistenciales, vigilancia, protección del medio ambiente y promoción turística, cultural y comercial.

Ruiz Boix recordó que “en el último descenso del paro en el municipio, de 84 personas, ha tenido mucho que ver el Ayuntamiento con la contratación por parte de Emadesa de un total de 61 desempleados para la realización de trabajos de temporada. Pero así y todo, la cifra de 4.300 parados es demasiado alta”.

“Es positivo -continuó- que la Junta de Andalucía esté a la cabeza a la hora de poner en práctica la iniciativa de la Unión Europea de fomentar el empleo entre los jóvenes, de los cuales el 56% está en el paro. Y, también, es positivo que pronto vaya a ponerse en marcha un nuevo Plan de Inclusión Social que beneficiará a todos los tramos de edad y que se centrará en las familias que sufren mayores problemas económicos”.

Por su parte, Mercedes Sánchez animó a todos los jóvenes sanroqueños en situación de desempleo a acercarse a las dependencias de Amdel (Edificio Diego Salinas) para “recabar mayor información sobre los distintos pasos que hay que dar para beneficiarse de este programa”, en especial en el departamento de Andalucía Orienta.

Para la edil, “estamos de enhorabuena, porque hay mucha necesidad de estos empleos entre los jóvenes, muchos de ellos con formación pero que no pueden desarrollarla debido a la crisis actual. Tenemos que buscar alternativas, y es importante que la Junta de Andalucía siga la línea marcada desde la Unión Europea, donde se entiende que el empleo joven es una de las necesidades prioritarias de la población”.

Con un presupuesto total de 173,9 millones de euros para 2014 y 2015, la Junta sufragará el 100 % del coste salarial y de Seguridad Social de estos contratos, de seis meses de duración y tanto a jornada completa como parcial del 50 %. Los ayuntamientos deberán presentar la oferta de empleo ante el SAE, que proporcionará tres personas candidatas por cada puesto de trabajo ofertado. La formalización de los contratos podrá realizarse hasta el 31 de octubre de 2014.

El decreto distribuye todas las ayudas entre las ocho provincias atendiendo a su peso poblacional y al porcentaje de jóvenes desempleados, aunque los municipios de menos de 50.000 habitantes, donde la incidencia del paro juvenil es mayor, recibirán una cantidad superior a la media.

Las obras y servicios incentivados deberán estar vinculados a alguna de las siguientes actividades: cuidados asistenciales; prestación de la ayuda a domicilio; servicios de limpieza, vigilancia y seguridad; protección del medio ambiente y de zonas rurales o naturales; revalorización de espacios públicos; gestión de residuos y aguas; ahorro energético, y promoción del turismo, el deporte, la cultura y el comercio y los productos locales.