Petición de información al Gobierno sobre posibles inundaciones en Guadarranque debidas a la “valla antinarcos”

Tuesday, 11 October 2016

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha demandado hoy, martes, al Gobierno de la Nación que estudie la posibilidad apuntada por los ecologistas de que la “valla antinarcos” instalada en la desembocadura del río Guadarranque provoque una “presa castor” que genere inundaciones en la zona. Además, ha solicitado una solución para los vecinos de la barriada cuyas embarcaciones han quedado incomunicadas del mar por dicha barrera.

El primer edil ha hecho estas declaraciones a raíz de la visita que el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha realizado hoy, martes, a la desembocadura del río, acompañado por el delegado del Gobierno de la Nación en Andalucía, Antonio Sanz. Martínez ha anunciado que han finalizado los trabajos materiales con un mes de antelación a lo previsto inicialmente, y que en el plazo de dos semanas está previsto que se recepcione la obra. Entre los asistentes a esta visita se encontraban las tenientes de alcalde Mónica Córdoba y Mercedes Serrano.

Ruiz Boix indicó que “hemos conocido deprisa y corriendo la visita” de ambos responsables del Gobierno Central. “Nos señalan -dijo- que en las próximas semanas se podrá recepcionar la obra, pero han quedado varias cuestiones sin resolver. La primera es la relativa a las embarcaciones de los vecinos de Guadarranque que se encontraban en un puerto deportivo que se ha quedado detrás de la valla. Ya no podrán salir a pescar cuando se trata de una barriada íntimamente ligada al mar. Tendrán que cambiar a una nueva ubicación, y esperamos contar para ello con la colaboración de la Autoridad Portuaria”.

“Y en segundo lugar -subrayó el alcalde-, los vecinos nos trasladan dudas sobre la situación que se podría provocar si hubiera una avenida de agua por la apertura del embalse de Guadarranque. Desgraciadamente en el pasado hemos tenido inundaciones en la Estación de San Roque y Taraguilla, y los vecinos de Guadarranque se temen que esas inundaciones puedan trasladarse a su barriada”.

“Los ecologistas -indicó- señalan que esa barrera puede provocar una situación de 'presa castor' y que el agua de una riada se escape hacia la barriada. Vamos a pedir a las administraciones encargadas de la 'valla antinarcos' que estudien esta posibilidad y que aclaren las dudas a los vecinos para evitar problemas cuando tengamos aguas intensas”.

En cuanto a la obra, en primer lugar se instaló una baliza que advierte a los navegantes de que el río no es navegable. Se han instalado 25 pilotes de acero rellenados de hormigón para fijar su posición. Estos tubos tienen 80 centímetros de diámetro y 1,2 centímetros de espesor, separados unos de otros 2,4 metros, espacio en el que se han instalando dos barreras en zigzag.

Los pilotes están fijados al lecho del río a unos 15,10 metros, de manera que cuando la marea esté baja se podrá ver unos tres metros de los mismos, y un metro y medio cuando haya pleamar.

Mientras se han desarrollado los trabajos, se habilitó una tubería de un metro y un paso libre de 4 metros para que el agua de mar pudiera entrar y salir del estuario y no dificultara las obras. Una vez instalados los tubos transversales se quitó la mota de tierra y se señalizó convenientemente la existencia de la “barrera antinarcos”.

La obra se adjudicó a la empresa Tragsa por un importe de 231.394,78 euros, y con un plazo de ejecución de 2,5 meses. La redacción del proyecto y la dirección de obra corresponde a la empresa Isdefe.

Las obras corren a cargo de la Subdirección general de Planificación y Gestión de Infraestructuras y Medios para la Seguridad de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior.

1 of 6