Inicio | Multimedia

Pesar municipal por el fallecimiento de Amparo Cruz Mayor, hija de Cruz Herrera

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha expresado las condolencias públicas de toda la Corporación Municipal por el fallecimiento, en la mañana de hoy jueves, de Amparo Cruz Mayor, hija del insigne pintor José Cruz Herrera. Vinculada estrechamente a San Roque, siguió la trayectoria pictórica de su padre, alcanzando reconocimiento por el valor artístico de su padre.

26/09/2013

El primer edil ha señalado que “quiero trasladar a la familia, en mi nombre y en el de toda la Corporación, nuestro más sentido pésame por este fallecimiento. Se trata de una gran pérdida para San Roque, La Línea y todo el Campo de Gibraltar, y todos los miembros de esta familia merecen el mayor de los reconocimientos por parte de los sanroqueños ya que han tenido una actitud muy generosa con el municipio, al que han donado parte del legado del artista”.

En similares términos se expresó Dolores Marchena, teniente de alcalde delegada de Cultura: “Amparo Cruz Mayor, que firmaba sus cuadros como Amparo Cruz Herrera, ha sido una pieza fundamental en la preservación del legado de este pintor linense tan vinculado a San Roque, así como una artista destacable por sí misma”.

“En San Roque -añadió la edil” estamos muy agradecidos tanto a ella como al resto de su familia por su generosidad, que ha permitido contar con una sala en el Palacio de los Gobernadores dedicada a Cruz Herrera que estoy totalmente comprometida en potenciar en la medida que se merece”, finalizó.

Amparo Cruz Herrera falleció en la mañana de hoy debido a un infarto. La capilla ardiente está instalada en el tanatorio de San Roque, procediendo a su sepultura mañana viernes.

Amparo Cruz Mayor nació en Madrid el 4 de Octubre de 1926. Hija del insigne pintor linense José Cruz Herrera, Académico de Bellas Artes de San Fernando, firma sus óleos como Amparo Cruz Herrera.

Los constantes viajes de sus padres le hicieron conocer los principales focos de la pintura europea, norteafricana y americana. Sus estancias en París, Bruselas, Stach (Suiza), Casablanca y otras ciudades enriquecieron su sensibilidad y la visión europeizada de sus obras.

Persona autodidacta, tan sólo de la mano de su padre conoció y aprendió la técnica de los pintores impresionistas. Perfeccionó su propia pintura hasta conseguir un estilo temperamental y de gran sutileza.

Premiada en numerosas ocasiones, destacan el primero, segundo y tercer puesto obtenidos en el Salón de Otoño de Madrid, primer premio de "Pintores de África", primer premio de la Diputación de Madrid, y otros muchos como los conseguidos en París, Casablanca, y el Salón Dardo y Salón Eureka de Madrid.

Persona muy viajera, visitó India, Perú, México, Indonesia, Francia, Uruguay, China, EEUU, Holanda, Bélgica, Turquía, Cuba... y demostró a través de su obra la luz, la belleza y el espíritu humano que sólo ella podía trasmitir con su mirada llena de sensibilidad y buena maestría.