Inicio | Multimedia

Ángel Ortega Bru expone a partir del viernes su obra escultórica en la galería a la que da nombre su padre

El artista Ángel Ortega Bru León expone por primera vez su obra escultórica en la Galería Ortega Bru, dedicada a su padre y situada en el Palacio de los Gobernadores. Organizada por la Delegación Municipal de Cultura, que dirige la teniente de alcalde Dolores Marchena, dentro de los actos con motivo del centenario del nacimiento del genial imaginero sanroqueño, la inauguración tendrá lugar el viernes 5 a las 21.00, y la muestra estará abierta hasta el día 26.

03/08/2016

La exposición, titulada “Éxodo, visiones y sueños” se compone de dos propuestas. La primera, denominada “Proyecto Éxodo”, consiste en una serie de piezas realizadas por Ángel Ortega Bru en las que aborda la abstracción y la escultura como experimento de comunicación, y se complementa con un audiovisual con música compuesta por el compositor Francisco Javier Torres Simón.

La segunda propuesta es el “Proyecto Soñarte”, en el que se enfoca la escultura como tarea educativa, y que es fruto de dos años de trabajo continuado de Ángel Ortega Bru con un grupo de seis afectados por daño cerebral leve.

En total, se trata de 27 piezas, la mayoría de madera tallada pero algunas también realizadas en gres, a las que se suma una proyección en español e inglés en la que se cuenta el proceso creativo del artista, convirtiendo así la Galería Ortega Bru en una especie de escenario.

Ángel Ortega Bru comenzó su labor como escultor y restaurador con 32 años, pero admite que no maduró como escultor hasta los 60. Hijo de Luis Ortega Bru, se siente sanroqueño y sevillano, y tiene su taller en Alcalá del Río. En los años 2000 y 2001 restauró las primeras piezas de su padre que se expusieron en el Palacio de los Gobernadores, y también ha trabajado en otras seis obras de imaginería de su progenitor situadas en distintos lugares del Campo de Gibraltar. En la actualidad colabora con la Hermandad del Descendimiento de Málaga “para completar las figuras que pide ese Cristo”.

Reconoce que no se considera imaginero, sino escultor, y que la oportunidad de trabajar la madera en mayores dimensiones le ha servido para madurar como artista, “me ha enseñado lo que es la escultura”, indica.