Más de doscientas gimnastas del municipio preparan las competiciones del nuevo curso

Muchas horas de trabajo, de entrenamientos concienzudos, donde la perseverancia y el esfuerzo de preparadoras y jóvenes gimnastas del municipio sanroqueño finalmente ven recompensados a modo de arte y belleza sobre el tapiz de cualquier competición de nivel o de carácter benéfico para el que están trabajando en estos días cara al mes de diciembre, donde en su tradicional puesta en escena pre navideña pretenden ingresar alimentos para las familias más desfavorecidas de la ciudad.

2018-11-09 11:45

La gimnasia rítmica de San Roque acumula en este curso casi recién estrenado más de doscientas fichas federativas, una cifra que según palabras de Mari Pérez Lobato, entrenadora y presidenta de la entidad deportiva desde hace más de 25 años, “es sin lugar a dudas una de las mejores noticias de las que todos nos sentimos muy orgullosos; ha superado todas nuestras expectativas, y aún hay muchas niñas que se han quedado en lista de espera”.

En San Roque, la gimnasia rítmica finalizaba la temporada de individuales y conjuntos con unos resultados más que satisfactorios. Ha participado en más de una docena de competiciones por toda la geografía andaluza y en todas ellas sus deportistas han subido al podio, despuntando además con figuras a destacar.

Lo saben bien todas y cada una de las entrenadoras de la entidad deportiva sanroqueña, pero también Mari Pérez, la mujer que se encarga de entrenar a los equipos, “la base de la gimnasia rítmica, como la disciplina y el esfuerzo, es la misma que hace años pero en la actualidad hay mucha más condición física. Ves gimnastas perfectas, pero lo realmente importante es que vienen a hacer lo que más les gusta, su deporte favorito y todo lo que entraña a su alrededor en estos momentos”, según la entrenadora.

Y es que la rítmica está inmersa en preparar la temporada de conjuntos e individual que empezará en breve. Para ello, una treintena de gimnastas desde los 6 hasta los 15 ó 16 años entrenan casi a diario en los pabellones deportivos que existen en el municipio de San Roque, donde se ejercitan para el control corporal, condición física y ejercicios de flexibilidad, con o sin aparatos.

Por otra parte, la preparación física la gimnasia requiere de mucho apoyo psicológico. “Hay niñas más fuertes, otras más sensibles, unas con condiciones naturales y otras que se lo tienen que trabajar más. Nosotras tratamos de inculcarles el ahínco y el empeño de superación y de ponerse límites”, aclara Pérez Lobato.

Y es que, en ocasiones, se trata de un deporte muchas veces injusto. Quizá es lo más duro de esta disciplina. No siempre se refleja el trabajo realizado. Puede ocurrir que la gimnasta haya destacado por su gran trabajo y tesón y el día de la competición se bloquee y falle.

En este sentido, la entrenadora ha explicado al respecto que es un deporte poco valorado “porque nadie se imagina lo que conlleva detrás”. Poco valorado y con fecha de caducidad.

Por desgracia, cuando cumplen los 15 años, muchas chicas se terminan quitando a causa de los estudios o por las lesiones. “La que puede seguir lo hace, por ejemplo, acompañándonos a las competiciones y echándonos una mano”. Al final, todos son una gran familia. “Estamos satisfechas de cada una de las chicas, todas son distintas y tienen sus características, y eso es lo que enriquece este deporte”, apunta.

Las modalidades de conjuntos en las que trabajan ahora prepara también a las deportistas en aspectos como la coordinación, el respeto y el compañerismo. Hay niñas que prefieren competir en grupo porque se sienten más arropadas, mientras que otras se decantan por el individual. “Pero es esencial que controlen ambas modalidades y que aprendan a convivir”, finalizó Pérez Lobato.