Las Escuelas de Familia se clausuran este sábado con una convivencia en Pinar del Rey

Las Escuelas de Familia, que desde enero pasado vienen impartiéndose en todo el municipio por la Delegación de Bienestar Social, se clausuran este sábado con una fiesta en el Pinar del Rey, a la que tienen previsto asistir un centenar de personas.

2015-05-08 09:00

Los niños van a ser los auténticos protagonistas de esta fiesta dd clausura, pues la delegación que preside Ana María Rojas va a poner a disposición de ellos una animación, previa al almuerzo de convivencia que familias y personal de Bienestar Social van a compartir.

Las Escuelas de familia, que el año pasado recibiera el premio “Andaluna” que otorga la Junta de Andalucía, se ha desarrollado en seis grupos, distribuidos en un grupo en la zona de Estación- Taraguilla ; otro grupo en la zona del Casco Urbano; otro en la zona de la Bahía y 3 grupos en la zona de Guadiaro, participando en total algo menos de un centenar de padres y madres.

Las Escuelas de Familia es un proyecto anual destinado a padres que se viene realizado en San Roque desde 2001 y en el que en estos años han participado más de 1300 personas. En las Escuelas de Familia se pretende capacitar y reforzar a los padres y madres en su rol educativo, de modo que puedan proporcionar a sus hijos un entorno protector y seguro; esto conllevará el incremento de los factores de protección y la disminución de los factores de riesgo en el desarrollo infantil.

Estos talleres de Escuela de Familia han alcanzado gran éxito de participación en pasadas ediciones, llegando a los 1.300 usuarios a lo largo de 11 años. Se dirigen a padres, madres, abuelos u otros educadores. Se inscriben en el programa Ciudades ante las Drogas que subvenciona la Junta de Andalucía, y el lema de este año es “Conoce su mundo”.

El programa ha seguido la denominada “metodología experiencial”, que ha sido validada en programas de educación para padres. Con ella se intenta promover la interpretación de una gran diversidad de situaciones vitales para que los padres tengan la ocasión de repensar su acción diaria.

Cada grupo no sobrepasa las quince personas, con el fin de que se garanticen unas condiciones mínimas para fomentar la participación y reflexión. El número de sesiones es de unas doce aproximadamente, una vez por semana, durante dos horas.

Los objetivos concretos del programa finalizado han sido promover el desarrollo de apegos seguros; reconocer y reaccionar positivamente ante los progresos evolutivos; enseñar habilidades básicas de cuidado y seguridad infantil, identificando y respondiendo a las necesidades de los hijos; distinguir y entender los estados mentales de los hijos y promover su autonomía física y emocional; ayudar a los padres a identificar los intentos de comunicación verbal y no verbal de los hijos; y enfatizar la riqueza cognitiva y afectiva del juego y resolución de tareas conjuntas padres e hijos.

También se orienta a los padres sobre la enseñanza de hábitos durante las rutinas cotidianas; se les ofrecen pautas para la regulación del comportamiento de los hijos de acuerdo a las normas; se intenta hacer conscientes a los padres sobre sus percepciones y atribuciones del comportamiento infantil y los estados emocionales que éste les suscita; y, finalmente, se promueve la reflexión sobre las consecuencias de la propia conducta en el desarrollo de los hijos.

El pasado año, la consejera de Bienestar Social, María José Sánchez Rubio, entregó el Premio “Andaluna a la Promoción de los Derechos de la Infancia a las Iniciativas Públicas Locales, por su actuación especialmente destacada en “Las Escuelas de Familia” al alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix.

Los premios “Andaluna de Atención a la Infancia” tienen como finalidad reconocer y distinguir públicamente la labor de aquellas Administraciones Públicas, instituciones y entidades sociales, así como a personas físicas y jurídicas y medios de comunicación social que se hayan distinguido en la acción divulgativa de los derechos de las personas menores, así como en su respeto y protección.

Los Premios Andaluna nacieron en el año 2007 y tienen como referente la figura de Andaluna, un personaje animado creado por la Junta de Andalucía para transmitir mensajes de educación en valores positivos para la infancia.