La juez da la razón al Ayuntamiento y las obras de Ortega Brú seguirán en su Museo

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de San Roque ha desestimado la demanda presentada contra el Ayuntamiento por familiares de Luis Ortega Brú sobre la propiedad de parte de la obra expuesta en el Museo que lleva el nombre del fallecido imaginero sanroqueño. Se trata de unas piezas donadas al Consistorio en 2001 por Manuel González Scott-Glendowyn, mecenas del artista. Por lo tanto, las obras podrán continuar expuestas en la sala museística del Palacio de los Gobernadores y seguirán siendo patrimonio de los vecinos y vecinas de San Roque.

2016-05-17 14:00

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, y la teniente de alcalde delegada de Cultura, Dolores Marchena, han informado hoy, martes, del contenido de la sentencia. El primer edil ha señalado que “la sentencia es satisfactoria para los intereses del Ayuntamiento, de los ciudadanos y ciudadanas de San Roque y de las numerosas personas que visitan el Museo Ortega Brú, en muchos casos con verdadero fervor”.

Explicó que “se refiere a la donación que hizo al Ayuntamiento a principios de la década pasada don Manuel González Scott-Glendowyn de los elementos que tenía en sus propiedades, y que sirvieron para que naciera el Museo Ortega Brú”. Continuó que “en sus argumentos, la jueza señala que existía una relación entre el imaginero y su amigo y mecenas: a cambio de unas aportaciones económicas al artista, todas las obras que estaban en un taller de Vicálvaro eran propiedad de don Manuel, por lo que podía realizar donaciones de ellas”.

“También -detalló el alcalde-, que esa donación se realizó en 2001 y que desde entonces han transcurrido muchos años durante los cuales sus familiares podrían haber mostrado interés por contar con estos bienes. No los reclamaron al mecenas cuando falleció Ortega Brú ni cuando llegaron al Museo”, recalcó.

“Esta sentencia -añadió Ruiz Boix- llega cuando precisamente celebramos el Centenario del nacimiento de Ortega Brú, y viene a confirmar que toda la obra donada va a permanecer bajo cuidado del Ayuntamiento y a disposición de los amantes de la cultura y de la imaginería”.

El regidor sanroqueño recordó que “en 2013, ya con la dirección de la Delegación de Cultura a cargo de mi compañera Dolores Marchena, conseguimos una nueva aportación cedida por don Enrique Hernández Luike (24 piezas poco conocidas), que supuso aumentar aún más oferta de este museo”.

“Espero que esta sentencia -continuó-, que condena a costas a los familiares, termine con los litigios, porque debo recordar que hace años el Ayuntamiento ganó en la vía contencioso-administrativa. Espero que no haya más dudas sobre la permanencia del legado de Ortega Brú en el pueblo donde nació”.

Por su parte, Dolores Marchena apuntó que “la casualidad ha hecho coincidir este juicio relativo a las obras donadas con el centenario del nacimiento del imaginero. La sentencia acredita la legitimidad del título y la buena fe por parte del Ayuntamiento en el procedimiento de donación. Viene a subsanar de forma definitiva cuál es el lugar que deben ocupar las obras, que se van a mantener en el Museo Ortega Brú”.

“Desde que se efectuó esta donación -recordó-, se ha incrementado el número de piezas y se ha preservado y conservado toda esta obra para que sea patrimonio de los sanroqueños, porque esa era la voluntad de Ortega Brú”. Agradeció la edil “los testimonios que en el juicio han demostrado la buena fe del Ayuntamiento y que trasladaron la intención de Ortega Brú de que su obra quedara en San Roque”. En este sentido, indicó que ayer lunes se puso en contacto con uno de los hijos del imaginero, Ángel Ortega, quien le dijo que “mi padre hoy estaría contento y tranquilo”.

“Debo trasladar -añadió Marchena- mi reconocimiento a los trabajadores del Ayuntamiento y especialmente de la Delegación de Cultura por su labor para que la obra del imaginero sea la verdadera protagonista y para que el Centenario de Ortega Brú brille más si cabe. Y finalizo recomendando a todos los visitantes que no se pierdan este museo, uno de los grandes referentes culturales y turísticos de San Roque”, concluyó la responsable de Cultura.

La sentencia, con fecha de 29 de abril de 2016 señala que “tras el envío de esta documentación, en enero de 2001, no existe actividad sustancial de la familia y mucho menos probatoria que pueda interrumpir la buena fe del donatario en cuanto a la prescripción adquisitiva, en cambio, el Ayuntamiento poseyó públicamente y de forma ininterrumpida las obras donadas, llevando a cabo una ardua tarea de restauración y levantando en la ciudad de su cuna, el gran Museo Ortega Brú, dando forma legal a lo que, según su hijo Ángel, no era más que la voluntad de su padre y genial imaginero”.

Continúa el texto que “entendiendo la Juez suscribiente que el Ayuntamiento de San Roque y su Fundación Municipal de Cultura han adquirido, por usucapión, la obra donada por Manuel Scott-Glendowyn en enero de 2001, no cabe sino el dictado de una sentencia desistimatoria de la demanda” de los familiares.