Entregados los reconocimientos por el 310 aniversario de la ciudad

Los honores y distinciones con motivo del 310 Aniversario de la Fundación de la Ciudad se han entregado esta mañana en el transcurso de un Pleno Institucional, celebrado en el Teatro Juan Luis Galiardo. Durante dicho Pleno Institucional se nombraron dos Hijos Predilectos, tres Hijos Adoptivos y se entregaron cinco Menciones de Honor.

2016-05-20 17:35

Hay que recordar que la fecha oficial del cumpleaños de San Roque es el 21 de mayo, pero la Corporación aprobó por unanimidad adelantar esta sesión plenaria al 20 para no coincidir con la primera recreación histórica de la Fundación de la Ciudad, que tendrá lugar mañana sábado por la tarde-noche.

Así, fueron nombrados Hijos Predilectos Francisco Muñoz Guerrero y José María Álvarez Cruz; Hijos Adoptivos Antonio Cayón Galiardo, Manuel Ángel Ortega Alonso y Carlos Álvarez Cruz; y recibirán sendas Menciones de Honor Angeles López Ruiz; Antonia Pérez Mota; María Parra Luque; Trasdocar & Corazón y Francisco Arjona Lirio.

Tras los discursos, el acto finalizó con la interpretación del Himno de Andalucía con chelos, a cargo de lso alumnos del IES José Cadalso Nicolás Casamayor y Rubén González. Para finalizar, el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, invitó a los ciudadanos a participar mañana sábado en la Recreación de la Fundación de la Ciudad.

Previamente el alcalde había felicitado personalmente a cada uno de los homenajeados, “de lso que nos sentimos orgullosos en un municipio en el que trabajamos por nuevo retos conociendo y valorando nuestra historia”.

Ruiz Boix señaló que San Roque es más que “una ciudad y nueve barriadas, sino que es la suma de 30 mil vecinos que hacen avanzar la ciudad”, y pidió “un respeto por la idiosincracia y diversidad de nuestro municipio”.

Tuvo el alcalde, para finalizar, “un recuerdo por los más de cuatro mil desempleados que tiene el municipio, a los que les envío ánimo y el compromiso de toda la Corporación para intentar resolver esa situación”.

Antes, en nombre de todos los premiados intervino José María Álvarez Cruz, Hijo predilecto, que pidió ese reconocimiento para su madre y abuela, sanroqueñas, que sacaron adelante a el y sus cuatro hermanos (uno de ellos, Carlos, también homenajeado hoy como Hijo Adoptivo).

Precisamente, su presencia en el libro “Pretérito Imperfecto”, de Carlos Castilla del Pino, hace mención a los cinco hermanos (tres de ellos sanroqueños, como su madre), de los que José María hizo una mención de su trayectoria.

Finalizó el homenajeado agradeciendo el galardón que se le otorgaba, y su agradecimiento por tal distinción, que quiso hacer extensiva a su familia.

También tomo la palabra Francisco Muñoz Guerrero, Hijo Predilecto, que se mostró como un emocionado sanroqueño, y orgulloso de ser de esta ciudad. Emocionado, Paco Muñoz se mostró agradecido con al distinción y se proclamó orgolloso y en deuda con su pueblo.

 

Francisco Muñoz Guerrero es académico. Miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE, correspondiente de la Real Academia Española). Escritor. Lingüista. Corrector de estilo. Máster en marketing. Ex secretario general de la Fundación del Español Urgente-Fundéu, institución de ámbito internacional creada por la Agencia Efe para fomentar y promover el buen uso de la lengua española. Ex director de la revista de lingüística Donde dice...

Nacido en San Roque, población con la que mantiene una relación emotiva y profunda hasta el punto de considerarla un elemento importante de sus novelas y de cuya Feria Real ha sido pregonero, se trasladó muy joven a Madrid para estudiar ciencias físicas. En 1981 ingresó en la Agencia Efe, en la que fue asesor de la Presidencia; secretario general y fundador de la Fundación Efe; y jefe del Servicio de Publicaciones Análisis y Estilo de esta agencia de noticias, donde coordinó la elaboración y publicación de una serie de libros sobre lenguaje y actualidad gráfica periodística.

Como académico ha colaborado en la edición del tricentenario del Diccionario de la lengua española (DLE 2014) de la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE). Como tal figura en el apartado de académicos responsables de la vigésimo tercera edición del Diccionario.

Coautor de varios libros de estilo, ha sido miembro del consejo editorial de la colección «Español urgente», de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en colaboración con la Fundéu; miembro de la Comisión Lingüística para la Terminología Española (COLTE), de la Real Academia Española; y vocal del comité técnico 191 de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

Formó parte del grupo de setenta expertos en lenguaje procedentes de Europa, Latinoamérica y Estados Unidos que participaron en la III Acta Internacional de la Lengua Española, congreso celebrado en la Sede Iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía (La Rábida, Huelva, abril del 2008).

Coordinador durante ocho años de un seminario de lenguaje desarrollado dentro de los cursos de verano de la Universidad de Cádiz en San Roque. Ha organizado, coordinado e impartido cursos, talleres y conferencias sobre lenguaje en España, Portugal, Bélgica y Luxemburgo, en estos dos últimos países por invitación de la Dirección General de Traducción de la representación española en la Comisión Europea.

Coautor del libro Nuestro patrimonio. Restauración y rehabilitación del patrimonio histórico y artístico de San Roque (2003). Coautor de los volúmenes colectivos de relatos Muelles de Madrid (Madrid, 2003), Cuentos sanroqueños (Madrid, 2006) y Los académicos cuentan (Estados Unidos, 2015). Es autor de las novelas El Bosque del Rey (2002); Las colinas del Edén (2006), traducida a varios idiomas y finalista del Premio Andalucía de la Crítica 2007; y Las puertas secretas de Sefarad (2013), editada en formato digital por el grupo Planeta y accesible en plataformas digitales de España, Francia, Canadá, Estados Unidos e Iberoamérica. Las colinas del Edén, reeditada en el 2015, se encuentra en la United State Library of Congress (Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos). Una obra de un sanroqueño en la que posiblemente es la biblioteca más importante del mundo.

Actualmente se emplea en la tarea de escribir una nueva novela y en la redacción de un libro de lenguaje e imparte clases de esta materia en un centro de preparación de futuros profesionales de los cuerpos de seguridad del Estado. La actividad creadora y docente la conjuga con la coordinación de un equipo de académicos con los que desarrolla un importante proyecto de investigación lexicográfico de la ANLE, de cuya génesis es autor y en el que participa de manera activa.

 

José María Álvarez Cruz, nacido en San Roque. Licenciado en Derecho, escritor y dibujante. Hijo de padre asesinado al principio de la guerra civil por oponerse al levantamiento militar de julio de 1936, junto a su madre y hermanos vivieron enormes dificultades como familia de perdedores de la terrible contienda. Muy joven adquirió el compromiso de luchar contra la dictadura dentro del Partido Comunista de España, principal organización clandestina en el combate contra el franquismo. Esta lucha le llevó al encarcelamiento político, lo que en ningún momento mermaría sus profundas convicciones.

Su inclinación hacia la literatura se plasmó en una primera novela De la tierra sin sol, en la que se fabula sobre la proclamación de la II República en San Roque. Publicadas con posterioridad a esa obra iniciática fueron las novelas En la Jaula, Encíclicas del Pescador, Vasijas de Barro en Pedazos y un libo de relatos, Soneto en Prosas escoradas a babor, en el que figuran, entre otros, catorce cuentos premiado en su día en otros tantos concursos. Las dos últimas novelas mencionadas figuraron en su día entre las finalistas de dos premios Planeta.

En San Roque, a través de la Fundación Municipal de Cultura Luis Ortega Brú, publicó El crimen de la Alcaidesa. Un asesinato brutal ocurrido en el primer tercio de la España del siglo XX. El suceso, convertido en literatura, no es otra cosa que una atmósfera cruenta de lo que daba de sí el entramado político y social de la España de la época. El escritor convirtió el suceso en amena narración no exenta de gotas muy abundantes de humor.

Recientemente vieron la luz los libros Máscaras de la edad postrera y Céntimos de libertad en compañía. El primero con una fuerte carga biográfica que corrobora el compromiso ideológico del autor. El segundo consta de treinta narraciones, la mayoría premiadas en diferentes certámenes literarios, acompañado cada uno de ellos de una introducción de personajes como Antonio Buero Vallejo, Eduardo Haro Tecglen, Castilla del Pino, Francisco Umbral, Gonzalo Puente Ojea, Juan Luis Galiardo, Eliseo Bayo o Andrés Vázquez de Sola.

 

Antonio Cayón Galiardo, nació en Granada en 1948 y ha vivido en Bilbao, Barcelona, Valencia, Jerez de la Frontera, San Roque, Zaragoza y Madrid.

Se trasladó a San Roque durante los años que cursó el bachillerato superior y el preuniversitario (en el Instituto de Algeciras desde los 15 a los 17 años). Antes de esos años, pasaba los veranos en casa de sus abuelos en San Roque, guardando de esos años sus mejores recuerdos de la infancia.

Marchó a Madrid en 1968 para estudiar la carrera de Derecho y y terminado el doctorado, inició su carrera académica en la Universidad Complutense de Madrid, hasta obtener la plaza de catedrático de la Universidad de Zaragoza. En el 2003, obtuvo la plaza en la Universidad Complutense y desde ese año mantiene la residencia en Madrid.

Durante estos años ha mantenido relación con San Roque por vínculos familiares, de amigos y de afectividad, vínculos que comparte su mujer , María Dolores Vallet. Desde hace casi 15 años posee una segunda vivienda en Guadiaro.

Catedrático de Derecho Financiero y Tributario. Facultad de Derecho. Universidad Complutense de Madrid, secretario del Instituto de Derecho Comparado, de la misma universidad;

presidente de la Junta Arbitral, regulada por el artículo 51 del Convenio Económico entre el Estado y la Comunidad Foral de Navarra, académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

Con anterioridad ha sido Presidente del Consejo para la Defensa del Contribuyente,

magistrado Suplente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, miembro del Consejo de Redacción de la Revista Aragonesa de Administración Pública, y miembro del Consejo de Redacción de la Revista de Hacienda Autonómica y Local.

Asimismo ha obtenido los siguientes premios: en 1986, Premio del Instituto de Estudios Fiscales. Y en 2004, premio de Investigación del Consejo Económico y Social.

Cuenta con 33 publicaciones, especializadas y 89 artículos de revistas, así como con más de 155 ponencias y conferencias. Especialmente relevante son sus trabajos de investigación: La Unidad funcional de la Hacienda Pública, La Reforma de los tributos locales y Corrresponsabilidad fiscal y financiación de Servicios Públicos fundamentales.

Del mismo modo ha dirigido diez tesis doctorales calificadas con la máxima puntuación (sobresaliente cum laude).

 

Manuel Ángel Ortega Alonso. El arte de Manuel Ortega Alonso tiene un sello especial. La escuela de los Ortega Brú (su padre y su tío) tienen en su gubia y en la de sus hermanos Jesús Augusto y Juan Ramón, una continuidad para bien de la imaginería. Esa impronta tiene su raíz en haber aprendido y trabajado con sus progenitores, haber bebido del ingenio de quienes supieron elevar el arte a fuerza de una creatividad, que tenía mucho de sentimiento, de vivencias, de sufrimiento. Todo un cúmulo de sensaciones plasmadas a través del artista.

Manuel Ortega es fruto de todo eso y el añadido de su propio y precoz talento, que ya siendo niño se atrevía con una gubia, augurando el artista que sería más tarde.

Escultor de valía, tiene en la imaginería su campo más conocido y frecuentado. Sus imágenes surgidas de los talleres que en su día tuvo en Madrid y Sevilla, y ahora en San Roque, se distribuyen por la geografía española.

El primer trabajo importante ya en solitario fue para la parroquia Flor del Carmelo del barrio del Pilar de Madrid. Consta de Jesús Resucitado y una Virgen del Carmen,

A finales de los años 80 principio de los 90, se tallaron las imágenes de una Trinidad para Madrid. En 1995 se talla la cabeza de un Ecce Homo para un particular de Castellón de la Plana. En 2006 ganó el concurso para la realización del monumento del Tercer Centenario

Por esa época, completa con 5 apóstoles la Cena de Jerez de la Frontera, obra inconclusa de Luis Ortega Brú Dos de estas figuras son obra de Ángel Ortega León hijo de Luis Ortega Brú, y las otras tres de los hermanos Ortega Alonso (San Felipe, Judas Tadeo, Santo Tomás). En 2005 se talla una imagen de la Virgen de la Amargura para Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de San Roque. En 2006, para Puente Mayorga talla un crucificado a tamaño natural, Santísimo Cristo del Mar. En 2007 se realiza un crucificado de tamaño académico para la sede del consejo de hermandades de Jerez de la Frontera. En el año 2008 se realizan cuatro cartelas para el trono del referido Cristo de la Buena Muerte. En el año 2010 se termina un crucificado, reproducción de un original de José Augusto Ortega Brú para la capilla de sanroqueña de la Visitación. Y muchas obras más, distribuidas por toda España.

Del mismo modo ha expuesto en Talavera de la Reina, Toledo, Sevilla. Jerez de la Frontera, Espartinas (Sevilla), Algeciras, Club de Golf, La Cañada, Algeciras y San Roque.

 

Carlos Álvarez Cruz. Nace en Jerez de la Frontera. Hijo de la sanroqueña María Teresa Cruz Guerrero y del capitán de la Guardia de Asalto José Álvarez Moreno, un militar fiel al gobierno constitucional de la República, fusilado en Sevilla por las fuerzas rebeldes del general Queipo de Llano. Desde muy joven reside en Madrid.

Opuesto al franquismo fue encarcelado y conoció durante un tiempo el exilio. En 1961 inició su andadura poética. En 1962 fue finalista del Premio Antonio Machado, en París, con el libro Escrito en las paredes, que traducido al danés le proporcionó el premio bienal Lovemanken, en 1963

Su carrera literaria está marcada por una profunda sensibilidad poética y por una profunda experiencia vital, centrada en su sentido de la solidaridad y del compromiso social. Ello le llevó a sufrir cárcel varios años durante la dictadura franquista, algo que queda fielmente reflejado en su obra Versos de un tiempo sombrío.

Libros suyos han sido emblemáticos en la poesía contemporánea española. Ejemplo de ello son el citado Escrito en las paredes, Los poemas del Bardo, Cantos y cuentos oscuros, Aullido de Licántropo, El Testamento de Heiligenstadt. Obras que han tenido reconocimiento en España y en el extranjero, así como numerosas traducciones a diversos idiomas como el sueco, italiano, danés, ruso, francés y árabe.

En 2007 apareció la antología poética Tercera mitad, a propósito de la cual el prologuista José Esteban, escribiría “Como le pasaba a Neruda, su poética es también política, y estos versoss están comprometidos políticamente y deben ser juzgados, quizá también, a partir o a través de ese compromiso”.

En el pasado mes de abril, junto a la escritora gaditana Ana Rosetti, recibió el reconocimiento de barrio de Vallecas. La editorial Bartley publicará una antología de su obra, como suele ocurrir con los escritores que reciben el mencionado homenaje.

Próximamente saldrá su obra poética completa “Los sueños, el amor, las intenciones”, editada por Adeshoras.

Porque el compromiso de Carlos Álvarez ha marcado toda su vida y es ejemplo para quienes entienden que una sociedad mejor, más justa y solidaria, es posible.

 

Angeles López Ruiz. Nació en San Roque en el año 2000. Practica el Deporte de Orientación y con sólo 8 años comenzó a competir en pruebas oficiales, tanto autonómicas como estatales, cuando lo habitual es comenzar con más de 10 años de edad.

Es una de las corredoras españolas más destacadas de su edad y una de las más laureadas. Desde el año 2010 está integrada en los planes de Tecnificación de la Federación Española de Orientación y el Consejo Superior de Deportes.

De la misma forma, desde el año 2008 está compitiendo en la Liga Española de Orientación a Pie, consiguiendo subir a todos los podios finales desde la temporada 2009 hasta la del 2015, encabezando la Liga Española de la presente temporada. La mayor parte de estos éxitos los ha conseguido en categorías superiores a su edad.

Y desde el año 2008 está compitiendo en la Liga Andaluza de Orientación a Pie, consiguiendo subir a todos los podios finales desde la temporada 2008 hasta la 2015. Al igual que lo anterior, los ha conseguido en categorías superiores a su edad.

Durante la temporada 2015 ha participado con la Selección Española en el Mundial Escolar celebrado en Antalya (Turquía), proclamándose subcampeona del Mundo Escolar.

Durante 2015 también participó con la Selección Española en el Campeonato de Europa (EYOC) celebrado el mes de junio en Rumanía.

Aunque en este año podría participar, por sus méritos en los campeonatos de Europa y Mundial, no podrá hacerlo en ambos, por las fechas muy próximas entre sí.

 

 

Antonia Pérez Mota nació en 1934. Tuvo una infancia complicada, como cualquier otro niño que naciera en esos años. Con tan solo 14 años se marchó a trabajar a Gibraltar, aportando el documento de identidad de su hermana mayor, ya que aún no tenía la edad suficiente para poder trabajar.

Allí tuvo la suerte de trabajar para una familia hebrea durante todos esos años. Al igual que tuvo la suerte de encontrar entre idas y venidas a su trabajo al que sería su gran amor, Juan Chacón Pulido o como solían apodar su conocidos, “El chirubia”.

Antonia tuvo la oportunidad de cumplir su mayor sueño, el ser madre dando a luz a su primera hija en el año 1957, en una chabola en la tan conocida calle Rio, donde años mas tardes también tnacieron su segunda hija y su tercer hijo.

La situación económica del país no era muy propicia y muchas familias emigraron a otros lugares. La familia marchó a Francia.

En el año 1962 su esposo empezó a trabajar en una aserradora de madera, por aquella época no tenían una buena economía y vivían en una cabaña de madera en muy precarias condiciones, la estancia en aquel lugar fueron muy duras para ellos.

A los pocos años deciden mudarse a un pueblo llamado Romillie, a las afueras de Paris. En el cual Juan, su esposo, le ofrecieron un puesto de trabajo en una fábrica de calcetines. El suelo de Juan no conseguía cubrir todos los gastos de la casa, ya que en aquellos años la familia aumento con el que sería su último varón.

Antonia viendo que no podía seguir con aquella situación económica tomo la decisión de marcharse a trabajar con su marido a la fábrica, donde después de su horario laboral se llevaba también trabajo a casa.

Quince años después, al fin llegó el momento tan deseado por toda la familia, el regreso a casa.Volvieron a España con todas las ilusiones puesta en un nuevo proyecto.

El Bar los Perales. La felicidad de la familia se ve sorprendida cuando al año siguiente, se ven obligados a regresar a Francia para poder solucionar toda la documentación necesaria de la jubilación de su esposo y todo empezó a cambiar.

A los 40 días de su regreso a España, Juan falleció, quedando viuda con cuatro hijos a su cargo y un negocio que sacar hacia adelante. Tuvo que hacerse fuerte y seguir hacia delante, tenía cuatro hijos por los que luchar y un bar que hacer que siguiera funcionando como lo había hecho antes.

Las cosas en el bar no fueron fáciles y su hijo, llamado igual que su padre, fue quien tuvo que tomar las riendas junto a sus dos hermanas para ayudar a su madre a que poco a poco aquel pequeño rincón fuera tan famoso como en su día lo fue.

Empezó a sonreírle la vida a Antonia. Año tras año vio a sus hijos crecer, tener parejas y verlos casados uno por uno. Luego llegaron sus nietos, haciendo de sus días que tuvieran más color con la sonrisa y alegría de todos ellos.

Todo era perfecto hasta que la vida la derrumbó de nuevo con el fallecimiento de una hija y un hijo.

Hoy, a sus 82 años, ha demostrado que por más golpes que la vida pueda darle a una persona, que por más trabas que pueda haber, siempre habrá un motivo por el cual luchar y seguir hacia adelante... y para esta mujer de corazón de hierro, su gran motivo de lucha diaria es seguir viendo crecer a sus nietos, el verlos cumplir sus sueños como un día vio a sus hijos y desvivirse por el negocio por el cual tanto apostó cuando quedó viuda, Restaurante Hermanos Chacón.

 

María Parra Luque. Nacida en 1997, estudió en el instituto de secundaria en el instituto Sierra Almenara, en Guadiaro, y el bachillerato en el IES Ortega y Gasset, en Madrid. En la capital de España permaneció durante dos años en la residencia para rendimiento de deportistas Joaquín Blume. Actualmente pertenece a la SIGA de Sotogrande, escuela donde entrena y está federada.

A pesar de su juventud ha conseguido extraordinarios resultados en el mundo del golf, un deporte que en el municipio tiene un especial arraigo, gracias a los clubes existentes, sobre todo el Club de Golf La Cañada, que ha acercado dicha especialidad a todas las clases sociales.

En 2015 fue la primera califica da de la Copa de Andalucía, semifinalista en la Copa de la Reina, tercera en el campeonato de Madrid, primera en la Copa Puerta de Hierro, primera clasificada en el Campeonato de España Amateur Femenino Sub18, primera en el Campeonato de Europa por equipos Sub18, ganadora del Campeonato de Europa absoluto individual, primera clasificada de la Copa Maestranza y subcampeona de la British Girls.

De la misma manera, algunos de los triunfos del presente año han sido: primera de la Copa Andalucía, primera en el Campeonato Internacional de Portugal, primera en la Copa de Nacionales de Sotogrande, primera en la Copa de la Reina, segunda clasificad de la Copa Esmond, segunda de la Ladies European Tor Accss, en Francia.

Asimismo, ha formado parte del equipo europeo en el Match Europa contra Asia-Pacífico.

Toda una trayectoria deportiva de triunfos, que la destacan en el panorama internacional, que no puede pasar inadvertida en su ciudad.

 

Trasdocar & Corazón (Asociación de Enfermos del Corazón, Discapacitados, Donantes y Trasplantados), es la única entidad social que atiende las enfermedades cardiocerebrovasculares en la provincia.

Nació en 2001 para atender las necesidades y apoyar a las personas ante la situación de desamparo en que se encuentran tras la enfermedad, fomentar la integración social, la vida cardiosaludable, la prevención de los factores de riesgo así como la solidaridad entre los ciudadanos incrementando la donación de órganos, tejidos y sangre.

Esta asociación sin ánimo de lucro está formada por personas trasplantadas, anticoaguladas, diabéticas, cardiacas, portadoras de válvulas, bypass, stents, marcapasos, etc., enfermos renales, pulmonares, hepáticos, discapacitados, de médula, familiares, donantes y personas solidarias.

Entre el gran número de actividades se hallan diferentes programas y talleres como ejercicio físico y corazón adaptado a mayores, conferencias informativas, taller de nutrición, aula de rehabilitación cardiaca, taller de gimnasia “Corazón de mujer”, primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, miércoles culturales etc. Y entre los servicios de prestación continuada figuran psicoterapia (atención y apoyo psicológico a socios y familiares) ; atención social (información sobre ayudas sociales disponibles en la comarca, asesoramiento para la gestión y tramitación de las prestaciones sociales disponibles), gimnasio cardiovascular, y el programa para el abandono del tabaquismo tanto para socios como para familiares.

Todo ello teniendo como objetivo recoger y servir de cauce de las reivindicaciones del conjunto de los enfermos para la consecución de una progresiva mejora de la calidad de vida, así como fomentar y difundir la donación de órganos, tejidos y sangre, resaltando los factores de riesgo y potenciando la sensibilización sobre el derecho de las personas con discapacidad a ser protegidas frente a la discriminación.

Potenciar el voluntariado en todos sus ámbitos posibles, también es uno de los grandes objetivos de Trasdocar, pues se entiende de gran importancia la acción social organizada y solidaria . En este sentido se anima a los enfermos a hacerse voluntarios.

Cambiar los hábitos y estilo de vida actuales hacia hábitos saludables, y la atención e información sobre los trastornos alimentarios, son aspectos fundamentales en el trabajo de la asociación.

En poco tiempo Trasdocar Corazón se ha constituido en un auténtico referente en la comunidad andaluza. Y su trabajo demuestra la importancia de asociaciones involucradas con la salud ciudadana.

 

Francisco Arjona Lirio. Nació en San Roque el 29 de abril de 1921. Desde muy joven manifestó una gran inquietud por el deporte en unos tiempos donde su práctica no era habitual ni nada fácil. Mostró una gran afición por el ciclismo, siendo recordado por muchos vecinos, pedaleando en una simple bicicleta, subiendo y bajando repetidas veces las calles San Felipe y La Cruz.

Alentado porque su hijo Pepe jugaba al fútbol fundó, en 1966, el Club de Fútbol Imperio Sanroqueño, el actual Club Deportivo San Roque, que en el presente año celebra su cincuenta aniversario. Fue el primer club federado de la localidad, que en esos primeros años se gestionó en el seno familiar: su cuñado José Niebla Cabrera era vicepresidente; su hijo José Arjona Niebla, secretario; y su yerno, José Herrera, y su sobrino, José Niebla Pérez, vocales. La casa familiar de calle La Plata, 25, era la sede social del club.

Más tarde el local pasaría al bar de Antonio Martos Moral, en la calle General Lacy. El primer desplazamiento fue a Arcos de la Frontera, para disputar un partido contra el Arcense, y el Ayuntamiento, entonces regido por Pedro Hidalgo Martín, abonó los taxis en los que viajó el equipo.

Se estaba muy lejos de contar con camisetas serigrafiadas, por lo que los respectivos números habían de ser cosidos a mano, labor que realizaban su esposa Antonia Niebla Cabrera y su hija María Isabel. Ellas mismas se encargaban de lavar las camisetas en el propio domicilio.

Las botas eran limpiadas de barro por el propio Francisco Arjona, que también era el encargado del mantenimiento del balón –sólo se contaba con uno–, lijando los casquetes y pintándolos. La capa de pintura que acumulaba lo hacían muy pesado, pero el balón corría como nuevo cada partido.

Pero ahí no acaba la labor del presidente fundador. También se encargaba de pintar el campo de juego, colocar las redes, retirarlas y repararlas. Hasta las equipaciones eran compradas por Francisco, pagándolas a plazo. Para que ese desembolso no fuese en deterioro de la economía familiar, realizaba horas extraordinarias en su trabajo.

Pero Francisco Arjona también destacaba como un gran profesional ebanista y un obrero encofrador.

Trabajó en la colonia de Gibraltar, cuyo grupo de trabajadores sanroqueños se hicieron cargo de la cofradía del Cristo de la Buena Muerte, encargándose Francisco de realizar el montaje del paso.

Como padre, muchos le recuerdan luchando por su hija María Isabel, enferma de polio. Removió San Roque para que su pequeña recibiera el mejor tratamiento médico, allá donde se encontrase.

Con el cierre de la frontera de Gibraltar fue destinado a Figueres (Gerona). El día de su partida vino a coincidir, 21 de mayo de 1971, con la boda de su hijo Pepe.

Lejos de su San Roque, de su tierra andaluza, vivió cerca de treinta años con la esperanza de regresar. No pudo ser. Falleció en junio de 2000 en la localidad catalana de Ller.

El deporte sanroqueño y muy especialmente el fútbol le deben mucho a este humilde trabajador. Francisco Arjona Lirio hizo del deporte una forma de vida, de juego limpio y de compañerismo.

 

 

Redes Ayuntamiento de San Roque