Busqueda

The search found 31 results in 0.527 seconds.

Search results

    El legado de Juan Luis Galiardo estará en la ciudad

    El legado del popular actor sanroqueño Juan Luis Galiardo, fallecido en Madrid el pasado 22 de junio, estará depositado en su ciudad natal, tal y como era su deseo. Su esposa, María Elías, y su productor y amigo, Juan Carlos Rubio, han visitado hoy el Teatro que lleva su nombre en compañía de la tte de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, y personal de Cultura y Multimedia.

    Coincidiendo con la fecha de su cumpleaños, el 2 de marzo, el Teatro Juan Luis Galiardo acogerá exposiciones sobre su legado en dos salas. Esa es la intención mostrada esta mañana en la visita que juntos han realizado a las instalaciones municipales.La tte de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, ha destacado que “es una jornada muy emotiva y entrañable porque hoy está aquí María Elias haciendo realidad lo que nos había anticipado, que San Roque tendría el legado de Juan Luis Galiardo”.Con ello “vamos a hacer un reconocimiento a la trayectoria de este insigne sanroqueño, que siempre ha mostrado el cariño y el afecto que le tenía a su ciudad, que se demuestra con el gesto de ordenar que su legado venga a nuestra ciudad”.En la jornada de hoy “hemos visitado el teatro para tratar las diferentes salas que tendrán la oportunidad de exponer el legado del insigne sanroqueño, acordando las aciones que desde el Ayuntamiento vamos a acometer para levarlo a efecto”.Además, la edil responsable de Cultura adelantó que se va a proponer otros reconocimientos a la figura del actor en el marco de la celebración del Día de la Ciudad.Por su parte, María Elías, señaló que “Juan Luis Galiardo tenía mucho interés en que al fallecer, todo su legado viniera a San Roque, y esa es la misión que tengo que cumplir y para mi es un gran honor dejarlo en su ciudad natal, en el Teatro que lleva su nombre”. Elías apuntó que “para mi es una ilusión muy grande estar aquí hoy planificando lo que acogerá su legado y que los ciudadanos puedan disfrutar de la trayectoria artística de Juan Luis, y aunque aún no podemos desvelar de qué se trata, les va a gustar mucho a todos, estoy convencida”. El Teatro Juan Luis Galiardo fue inaugurado en el verano de 1995. Tomó el nombre del conocido actor sanroqueño el 10 de febrero de 2001, anteriormente se llamaba Cine Teatro Alameda. Tiene un aforo para 686 personas, 486 en el patio de butacas y 200 en el anfiteatro. Es la sede de la Semana Internacional del Cortometraje de San Roque, un prestigioso certamen que se celebra desde 1979.El actor sanroqueño Juan Luis Galiardo falleció en la jornada del viernes 22 de junio a los 72 años de edad. El Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial, durante los cuales las banderas ondearon a media asta. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, trasladó a la familia las condolencias de la Corporación municipal y de todo el pueblo de San Roque.Ediles de los partidos presentes en la Corporación rindieron al día siguiente un homenaje a Juan Luis Galiardo, en un acto en el Palacio de los Gobernadores, en el que se guardó un minuto de silencio y se escucharon las cuñas promocionales de San Roque que elaboró en su día Multimedia y a las que puso voz el actor. Un retrato de Galiardo al que se habían puesto flores presidía la estancia.Además del nombre del teatro, existe una placa en la casa donde Juan Luis Galiardo nació en la que se recuerda este hecho. Además, fue pregonero de la Feria Real e impartió la ponencia inaugural de los Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz en San Roque, en la que habló sobre Don Quijote, personaje que encarnó como actor. Juan Luis Galiardo ganó el premio Goya al Mejor Actor en el año 2000 por su papel protagonista en la película “Adiós con el corazón”. Entre otras, intervino en los filmes  “Soldadito español” (1988), “Guarapo” (1989), “Don Juan, mi querido fantasma” (1989), “Madregilda” (1993), “Familia“ (1996), “Pajarico” (1997), “Adiós con el corazón” (1999), ”Lázaro de Tormes”(2000), “El caballero Don Quijote” (2001) y “Miguel y William” (2007).  

    Se anuncia la ampliación el legado de Juan Luis Galiardo a la ciudad

    El legado de Juan Luis Galiardo a la ciudad de San Roque, su ciudad natal, se verá ampliado en breve, según se ha hecho público hoy en Madrid, donde el alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, y la tte de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, han mantenido una reunión con la viuda del actor sanroqueño, la actriz María Elías, y el director teatral Juan Carlos Rubio.

    En la reunión, aprovechando la estancia del alcalde y la edil en Fitur, se ha adelantado que en breve se van a trasladar a San Roque más objetos del célebre actor sanroqueño, para conformar lo que será la ampliación de la Exposición-Legado de Juan Luis Galiardo a su ciudad, expuesto en el Teatro que lleva su nombre.

    Pero además, el alcalde y la edil de Cultura han anunciado que se va a poner en marcha un certamen de textos teatrales que llevará el nombre de Juan Luis Galiardo, que tendrá carácter anual y cuyos detalles se darán a conocer en breve.

    Todos estos detalles serán definitivamente cerrados el próximo mes de febrero, cuando la actriz María Elias visite la ciudad con motivo del estreno en San Roque de la obra de Teatro Diluvium, a finales de febrero

    La Exposición-Legado de Juan Luis Galiardo se encuentra en el teatro que lleva su nombre, y puede visitarse de lunes a viernes de 11.00 a 13.00 horas. Además, los interesados pueden concertar visitas guiadas para las tardes y los fines de semana, en las que los técnicos de Cultura y Turismo ofrecerán las explicaciones pertinentes sobre los objetos expuestos. Asimismo, cada vez que se realice una actividad en este teatro se abrirán las puertas una hora antes para que el público pueda conocer esta muestra.

    La exposición se divide en cuatro partes. Así, en el vestíbulo de la planta superior se han colgado fotografías en blanco y negro de gran formato procedentes de la serie “Camerinos” del artista Sergio Parra. En ellas se reflejan distintos momentos de la preparación del actor antes de salir a escena, y destaca una con Juan Carlos Rubio, bajo la cual aparece un breve texto de homenaje a Galiardo escrito por el citado autor y director teatral, pieza clave en la realización de esta muestra.

    También en la planta alta se encuentra una sala presidida por la estatuilla del Goya al Mejor Actor Protagonista de 2001, que ganó Juan Luis Galiardo por su trabajo en “Adiós con el corazón”. En esta habitación también hay recuerdos personales, distintos trofeos de cine, teatro y televisión, placas de homenaje y algunas medallas y copas ligadas a sus aficiones deportivas: tenis, natación y atletismo.

    En cuanto al vestíbulo de la planta inferior, se ha dispuesto un ordenador con pantalla táctil para que los visitantes puedan acceder a varios vídeos protagonizados por Galiardo. Además, en cinco vitrinas se disponen objetos de todo tipo: guiones teatrales marcados por el actor, libros, objetos de atrezzo, recortes de prensa, un llavero que le regaló Francisco Rabal, hojas de citación para un rodaje, un audiolibro del Quijote... En las paredes, asimismo, se han colgado 16 carteles de películas y obras de teatro protagonizadas por el intérprete sanroqueño.

    Finalmente, en una sala a la que se accede desde el vestíbulo se pueden contemplar unos maniquíes con las ropas que utilizó Juan Luis Galiardo en tres de sus papeles más recordados: el del Quijote en la película sobre el hidalgo manchego; los dos para la obra teatral “El Avaro”; y el mayordomo de la serie televisiva “Gran Hotel”. En las paredes, además, se encuentra la biografía del actor, tanto en su vertiente teatral, cinematográfica y televisiva. Hay que recordar, asimismo, que en el teatro se dispone de una colección de 55 películas de la filmografía del intérprete sanroqueño.

     

     

    “Dinosaurios en la ciudad” triunfa en el Teatro Juan Luis Galiardo

    Con mucha acción, música y diversión una serie de bestias llegadas del jurásico se pasearon en la tarde de ayer, viernes, por el Teatro Juan Luis Galiardo. Se trataba del espectáculo “Dinosaurios en la ciudad”, de la compañía Acuario Teatro que llegó a San Roque a través de la Delegación Municipal de Cultura, que coordina Dolores Marchena.

    El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, asistió a la función y saludó al director de Acuario Teatro, Diego Guzmán, quien se mostró muy satisfecho de traer a su municipio un espectáculo “muy digno”. La historia comienza cuando cuatro amigos se van de viaje a Australia, en principio para conocer fósiles de dinosaurios, aunque bien pronto se dan cuenta de que algunos de los animales no son precisamente de piedra.

    “Dinosaurios en la ciudad” es una producción de Acuario Teatro dirigida al público infantil-familiar, que presenta en escena unos dinosaurios articulados y móviles de gran impacto visual, pues están realizados en fibra de vidrio, y sus movimientos mecanizados recuerdan a estos animales del jurásico. Conjuga las vertientes musical y teatral, y se fomenta la participación del público.

    La Cultura en mayo se centra en el aniversario de la ciudad

    El 310 aniversario de la fundación de la ciudad y los actos por el centenario del nacimiento de Ortega Brú marcan la agenda cultural del mes de mayo, que hoy ha sido presentada por la tte de alcalde de Cultura, Dolores Marchena.

    El acto de presentación tuvo lugar en le Hotel Las Camelias, donde Marchena estuvo acompañadas por técnicos y asesores del Ayuntamiento, para resaltar los dos actos centrales del aniversario de San Roque: el Pleno de Honores y Distinciones, y la recreación histórica de la fundación de la Ciudad.

    La edil destacó que “además de los tres actos de teatro y una exposición de fotografía, este año conmemoramos el 310 aniversario de la Fundación de la ciudad y vamos a llevar a cabo la recreación de lo que ello supuso”.

    Agradeció la edil “a todos los colectivos y personas que van a participar en esta recreación, en especial al grupo de baile de Vanessa Orrán y el grupo de teatro dirigido por Roberto Collado”.

    Otro de los puntos álgidos “es el Pleno de Honores y Distinciones, en el que 10 personas o colectivos del municipio recibirán su galardón, en un acto que tendrá lugar en el Teatro Juan Luis Galiardo al mediodía del viernes 20 de mayo”.

    La edil también destacó “la exposición que se inaugurará el viernes 6 en la Galería de Arte del Palacio, titulada “Manu Ortega: La escuela de Ortega Brú”, que recomiendo a los ciudadanos que no se la pierdan”.

    La agenda cultural del mes de mayo se inicia el viernes 6 con un espectáculo del Circuito Abecedaria de la Junta de Andalucía. Así, la compañía La Sal interpretará en el Teatro Juan Luis Galiardo la obra “El gran traje”, destinada a público de entre 10 y 13 años. Se representarán dos funciones, a las 10.00 y a las 12.00 horas.

    Además, ese viernes 6, a las 20.30 horas, se inaugurará la exposición “Manu Ortega: La escuela de Ortega Brú”, un acto inscrito en el Centenario del Nacimiento de Luis Ortega Brú. La muestra estará abierta en la Galería de Arte del Palacio de los Gobernadores hasta el próximo 3 de junio.

    El sábado 7, tendrá lugar en el centro Sotomarket desde las 18 horas, un concierto de guitarra clásica a cargo de Juan Ignacio Rueda. La entrada es de 10 euros y cuenta con la organización de la Asociación Cultural Sotogrande.

    El sábado 14, a las 17.00 horas, se representará en el Teatro Juan Luis Galiardo uno de los espectáculos más esperados por el público infantil: “El Ratón Pérez y el enigma del tiempo”, a cargo de TEJ Producciones.

    Además, entre el 18 de mayo y el 1 de junio el Palacio de los Gobernadores acogerá la exposición fotográfica “50 años de la Refinería Gibraltar-San Roque de CEPSA”. La inauguración será el miércoles 18 a mediodía.

    El viernes 20, a las 12.30 horas, se celebrará en el Teatro Juan Luis Galiardo el Pleno de Honores y Distinciones con motivo del 310 Aniversario de la Fundación de la Ciudad. Este acto tendrá su continuación al día siguiente, el sábado 21, cuando se lleve a cabo a partir de las 21.00 horas la Recreación Histórica de la Fundación de San Roque, coordinada por la Compañía de Baile Flamenco de Vanesa Orrán. El recorrido comenzará en la Alameda, para pasar por la calle San Felipe y finalizar en la Plaza de Armas.

    Finalmente, el martes 31, a las 11.00 horas, el Teatro Juan Luis Galiardo acogerá la representación de la obra de teatro infantil “El Rey León” a cargo de alumnos del CEIP Carteia.

     

     

    “Dinosaurios en la ciudad”, el próximo viernes en el Teatro Juan Luis Galiardo

    El Tyrannosaurus Rex y otras bestias del jurásico se pasearán por el escenario del Teatro Juan Luis Garliardo el próximo viernes, 12 de diciembre, en una única función para el público familiar a las 18.00 horas. Se trata de un espectáculo de la compañía Acuario Teatro que llega a San Roque a través de la Delegación Municipal de Cultura, que coordina Dolores Marchena.

    “Dinosaurios en la ciudad” está teniendo una excelente acogida en toda Andalucía, y está dirigido por el sanroqueño Diego Guzmán. La obra reúne música, diversión y mucha acción, por lo que está garantizado el disfrute de los más pequeños.

    El precio de las entradas en venta anticipada es de 8 euros, y en taquilla el día de la función, de 10 euros. Se pueden adquirir en el Palacio de los Gobernadores en horario de 11 a 14 horas; o a través del teléfono 956-780106, en las extensiones 2403 y 2410.

    “Dinosaurios en la ciudad” es una producción de Acuario Teatro dirigida al público infantil-familiar, que presenta en escena unos dinosaurios articulados y móviles de gran impacto visual, pues están realizados en fibra de vidrio, y sus movimientos mecanizados recuerdan a estos animales del jurásico. Conjuga las vertientes musical y teatral, y se fomenta la participación del público. La duración aproximada es de 70 minutos.

    San Roque rinde homenaje a algunos de sus ciudadanos ilustres por el 313 Aniversario de la Ciudad

    San Roque ha rendido hoy, jueves, homenaje a personas y entidades destacadas con motivo del Pleno Institucional de Honores y Distinciones por el 313 Aniversario de la Fundación de la Ciudad. Este pleno debería haberse celebrado el pasado 21 de mayo, fecha oficial de la celebración, pero se aplazó para no interferir en la campaña electoral.

    En la sesión, se entregó la Medalla de Oro de la Ciudad a la Guardia Civil; se nombró Miembro Honorario de la Corporación a Juan Simón Jaén Cabrera; y se otorgaron Menciones de Honor a la Pastelería “La Nueva” (Antonio Ocaña Pérez); Panadería Sabe (Juan Antonio Sabe Martín); Ferretería “El Motor” (Antonio Torres Ayala); Club Deportivo San Bernardo; Coro Rociero Ciudad de San Roque; José Manuel Andreu Cuadrado; Inmaculada López Marcenaro; y, a título póstumo, a Luis Ángel Ortega León, con la categoría de Hijo Adoptivo de la Ciudad.

    En el Pleno tuvo especial protagonismo la Guardia Civil, por el trágico fallecimiento minutos antes en acto de servicio del guardia civil de tráfico Fermín Cabezas. En su memoria se suspendió un baile inicial de la Escuela de Baile Vanessa Orrán, una degustación de vino con un venenciador, y el repertorio del Coro Rociero Ciudad de San Roque.

    Además, el público presente tuvo un especial cariño y reconocimiento con los miembros de la Guardia Civil presentes en el acto para recoger la Medalla de Oro de la Ciudad, así como en el discurso del coronel jefe de la Comandancia de Algeciras, Jesús Narciso Calvo.

    El Pleno Institucional se ha celebrado en el Teatro Juan Luis Galiardo a partir de las 19 horas. Asistieron todos los ediles excepto Carlos Mescua y José Luis Navarro. Entre los asistentes en el público se encontraban el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Antonio Pacheco; el coordinador de la Administración General del Estado en el Campo de Gibraltar, José Medina Arteaga; y la subdelegada de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Eva Pajares Ruiz.

    El acto comenzó con una breve presentación a cargo del alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, que pidió un minuto de silencio por el fallecimiento del guardia civil de tráfico Fermín Cabezas, ocurrido instantes antes de celebrarse en pleno en acto de servicio. El alcalde trasladó a los mandos de la Guardia Civil y a la familia las condolencias en nombre de la Corporación.

    Anunció el alcalde que en memoria del agente se habían suspendido las actividades lúdicas que había programadas en el evento, como el baile del grupo de Vanessa Orrán; el venenciador o el repertorio del Coro Ciudad de San Roque.

    Tras ello la secretaria general del Ayuntamiento comenzó a leer las reseñas vitales de cada uno de los galardonados y se procedió a la concesión de los reconocimientos en sí, consistentes en un diploma enmarcado.

    El alcalde, en todos los casos, y varios ediles en funciones entregaron las distinciones. El primero en subir fue el Miembro Honorario de la Corporación a Juan Simón Jaén Cabrera, al que le siguieron las Menciones de Honor para Antonio Ocaña Pérez por Pastelería La Nueva; Juan Antonio Sabe Martín por Panadería Sabe; Adrián Aranda, presidente del CD San Bernardo;

    Luisa Montes, por el Coro Rociero Ciudad de San Roque; José Manuel Andreu Cuadrado; Antonio Torres Ayala por Ferretería El Motor; Inmaculada López Marcenaro; y Luis Ortega, hijo de Luis Ángel Ortega León, a título póstumo con la categoría de Hijo Adoptivo de la Ciudad; y el coronel jefe de la Comandancia de Algeciras, Jesús Narciso Calvo, por la Medalla de Oro de la Ciudad a la Guardia Civil.

    Una vez concedidos los reconocimientos, tomó la palabra Luisa Montes, del Coro Rociero Ciudad de San Roque para asegurar que este premio es de todos los integrantes del Coro, y tuvo palabras de recuerdo para componentes que se fueron o que están enfermos, como el caso de Gonzalo Rojas, al que deseó una pronta recuperación.

    También tomó la palabra Luis Ortega, del que dijo que su padre dio su vida por San Roque, y desveló que tenía un proyecto para ampliar el Museo de San Roque para dar a conocer la obra de Ortega Brú. Dio las gracias por el galardón, pero pidió ayuda para dar continuidad a lo que quería su padre: dar visibilidad a la obra de Ortega Brú ampliando el museo.

    Especialmente emotivas fueron las palabras del coronel jefe de la Comandancia de Algeciras, Jesús Narciso Calvo, agradeciendo la Medalla de Oro por los 175 años de servicio del cuerpo en San Roque y en España.

    El coronel tuvo palabras para Fermín Cabezas, fallecido en acto de servicio hace unas horas:

    Esta medalla de oro se la vamos a dedicar al guardia fallecido, mayor ejemplo del servicio a los ciudadanos, entregar su vida, dijo emocionado el coronel, lo que arrancó emotivos aplausos de los presentes.

    Por último, Inmaculada López, en nombre de todos los galardonados, dijo que habían sentido sorpresa y gratitud. “Todos los galardonados somos representantes de lo cotidiano”, aseveró.

    Representantes de las pequeñas empresas, verdadero motor de Andalucía, como las galardonadas hoy, a las que hizo un repaso a sus trayectoria y elogios a todas ellas; o a representantes de la música, el deporte, y la Guardia Civil.

    López señaló que la enseñanza es uno de los pilares del progreso, e hizo un llamamiento a los jóvenes para que vean que su utopía no tiene porqué estar fuera de la comarca.

    Tras estas intervenciones, el Coro Ciudad de San Roque interpretó para los presentes el Teatro, puestos en pie, el Himno de Andalucía.

    Finalizó el Pleno con una breve intervención del alcalde en funciones, en la que recordó que San Roque ha trabajado duro estos 313 años para salir adelante, y ese esfuerzo se recompensa a sanroqueños ilustres en este Pleno.

    Hizo una mención especial a la Guardia Civil, la institución mejor valorada por los españoles y por los sanroqueños. “Por eso en su 175 aniversario son merecedores de la más alta distinción”, dijo.

    Dio las gracias a las 12818 personas que acudieron a votar en las ultimas elecciones municipales y eligieron a la nueva Corporación. Se mostró orgulloso de nuestro pasado y aseguró que todos juntos alcanzaremos importantes metas para la ciudad.

    Por último, transmitió sus condolencias a la familia del guardia fallecido y al cuerpo por tan triste pérdida.

     

    A continuación, reproducimos una breve reseña sobre los galardonados.

    Medalla de Oro para el Cuerpo de la Guardia Civil.

    El Cuerpo de la Guardia Civil, de naturaleza militar, es la institución policial de ámbito estatal más antigua que existe actualmente en España, manteniendo desde su fundación, en 1844, la misma identidad corporativa y deontológica. También es la de mayor despliegue territorial y número de efectivos, estando actualmente establecidas sus funciones y principios básicos de actuación en la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

    En el caso concreto del municipio de San Roque, se trata igualmente del Cuerpo de Seguridad más antiguo de los actualmente ubicados en el mismo, habiendo sido además, desde finales de 1844, el competente para garantizar la seguridad ciudadana de sus habitantes, habiendo realizado además innumerables acciones beneméritas en favor de ellos.

    Ha de destacarse sobresalientemente, además de los 175 años de presencia ininterrumpida de la Guardia Civil en dicha localidad, que se fijó en ella su cabecera en el Campo de Gibraltar durante las casi dos primeras décadas.

    Desde finales de 1844 hasta principios de 1862 estuvo ubicada en la Ciudad de San Roque la residencia de la Jefatura de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar, siendo por lo tanto la sede de su Oficial Jefe más caracterizado.

    Inicialmente se trató de la 4ª Sección de la Compañía de la Guardia Civil de la provincia de Cádiz, posteriormente denominada Línea de San Roque, de la que dependían los diferentes Puestos que se fueron creando en las principales poblaciones del Campo de Gibraltar, siendo el de la Ciudad de San Roque el primero de ellos.

    Transcurridos 175 años existen actualmente en el municipio de San Roque, dos Puestos Principales de la Guardia Civil, el de San Roque y el de Guadiaro, siendo el único caso de existencia en un mismo término municipal de dos unidades de esa entidad, mandadas por oficiales, no sólo en la Comarca del Campo de Gibraltar y en la provincia de Cádiz, sino en toda Andalucía.

    Dado que la Guardia Civil lleva prestando en dicho término municipal su servicio peculiar de forma ininterrumpida desde su despliegue en el Campo de Gibraltar, a finales de 1844, bien podría decirse por lo tanto que como custodio y garante del Orden y la Ley, ha sido también destacado pilar de su desarrollo como Ciudad, en todas y cada una de sus barriadas y pedanías. Pues, en una población donde hay seguridad se facilita el normal desarrollo de la pacífica convivencia y del ejercicio de las actividades comerciales, económicas, sociales y vecinales.

    Conforme se estableció en la Real Orden Circular de 25 de noviembre de 1844, del Ministerio de la Gobernación, el Tercer Tercio, con cabecera en Sevilla y mandado por el coronel José de Castro, tendría por demarcación las provincias de Cádiz, Córdoba, Huelva y Sevilla. Su plantilla quedaba encuadrada en tres compañías de infantería y un escuadrón de caballería, con una fuerza total compuesta de un jefe, 21 oficiales y 537 clases y tropa.

    Una de las tres compañías de infantería, compuesta a su vez por cuatro secciones, fue asignada a la provincia de Cádiz, cuyo mando había sido nombrado por Real Orden de 17 de septiembre de 1844, tratándose del primer capitán José María de Cisneros Lanuza.

    Por Real Orden Circular de 20 de diciembre de 1844, del Ministerio de la Gobernación, se dispuso que la 4ª Sección de Caballería, de la Compañía de la provincia de Cádiz se trasladase al Campo de Gibraltar con su jefe al frente. Se trataba del alférez Juan Morillas de Casas, siendo el primer oficial del benemérito Cuerpo que estuvo destinado, y durante más de una década, en lo que actualmente es esta Comarca, fijando su residencia y jefatura en San Roque. La plantilla de la sección estaba compuesta por el oficial comandante de la misma, un sargento, un cabo primero, otro segundo y 30 guardias civiles.

    En un primer tiempo se establecieron dos acuartelamientos de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar -San Roque y Algeciras- desde donde prestaban servicio al resto de localidades y los caminos que las unían entre si.

    El progresivo aumento de la plantilla total del Cuerpo de la Guardia Civil, y por lo tanto también de la asignada a la provincia de Cádiz, fue permitiendo durante los años siguientes que su presencia se fuera extendiendo por todo el territorio de la misma, estableciéndose nuevas casas-cuarteles en otras poblaciones y potenciando su despliegue con nuevos puestos.

    En el caso concreto del Campo de Gibraltar, la “Sección” de caballería, ya denominada “Línea”, con cabecera en San Roque, fue también aumentando y potenciando su despliegue inicial con fuerzas de infantería, implantándose nuevos acuartelamientos en otras poblaciones próximas.

    El 10 de octubre de 1853, la situación de la fuerza de la Guardia Civil en la provincia de Cádiz, contaba ya con un total de 25 puestos con 242 guardias civiles, de los que 211 eran de infantería y 31 de caballería. Las cabeceras de las Líneas se encontraban en Jerez de la Frontera, Grazalema, Puerto de Santa María, Medina Sidonia, Villamartin y San Roque.

    El mando de esta última, cuya demarcación territorial seguía comprendiendo el Campo de Gibraltar, continuaba siendo ejercido por el mencionado teniente Morillas, de quien dependían a su vez los Puestos de Algeciras, Los Barrios, Jimena de la Frontera, La Línea, San Roque y Tarifa.

    Durante los años siguientes la plantilla del Cuerpo y su despliegue territorial fueron creciendo y potenciándose. Aunque algunas de las cabeceras de dichas secciones y líneas modificaron su ubicación, la de San Roque continuó como jefatura de la fuerza de la Guardia Civil desplegada en el Campo de Gibraltar.

    Ello se mantuvo así tres años más hasta que por Real Orden de 28 de septiembre de 1861, la Guardia Civil experimentó una de las más importantes reorganizaciones desde su fundación. A partir del 1º de enero de 1862, en la provincia gaditana se pasó de una a tres compañías, con cabeceras en Chiclana de la Frontera, Algeciras y Grazalema respectivamente.

    Las cabeceras de las líneas de la Compañía, que correspondía al Campo de Gibraltar y cuyo capitán jefe estableció su mando en la ciudad de Algeciras, se fijaron en San Roque, Tarifa y Alcalá de los Gazules, estructura que se mantendría durante casi las tres décadas siguientes.

    Entre los millares de servicios relevantes prestados por la Benemérita en San Roque que han realizado a lo largo de sus 175 años de presencia en dicho término municipal, destacar como ejemplo el publicado en el Boletín Oficial de la Guardia Civil, de 1º de mayo de 1879. Fue llevado a cabo por el guardia 1º Cecilio Alonso Peña y el guardia 2º José Salvo Viera, que “han prestado los más eficaces auxilios al anciano Francisco Giménez Peñas, al que encontraron enfermo y en el más lamentable estado de desnudez y desfallecimiento, abrigándole con sus capotas y conduciéndole al hospital, después de haberle proporcionado toda clase de alimentos”. Tan humanitario y benemérito servicio fue felicitado por el director general del Cuerpo, el teniente general Fernando Cotoner Chacón.

    Respecto a dicho carácter benemérito de la Guardia Civil hay que destacar que fue consustancial a su propia existencia desde sus primeros pasos, siéndole concedida al Cuerpo, por Real Decreto de 4 de octubre de 1929, la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia, con distintivo negro y blanco, “por los innumerables actos y servicios abnegados, humanitarios y heroicos que los individuos pertenecientes al mismo han realizado con motivo de incendios, inundaciones y salvamento de náufragos.”

    La entrada en vigor de la Ley de 15 de marzo de 1940, motivó la desaparición del Cuerpo de Carabineros así como que sus efectivos, acuartelamientos y misiones pasaran a ser asumidas por la Guardia Civil. Así casas-cuarteles como las de Puente Mayorga y Guadarranque, entre otras, pasaron a formar parte de la Guardia Civil de San Roque, que ya contaba, además desde finales de 1844 con la ubicada en dicha ciudad, como con la de Campamento, creado como Puesto por Real Orden de 28 de septiembre de 1925, ubicado en la aldea de Campamento de Benalife, sita en el término municipal de San Roque, próximo a La Línea de la Concepción.

    Desde finales de 1844 hasta la actualidad, son innumerables los actos y los hechos que han venido vinculando entre sí al Ayuntamiento de San Roque y el Cuerpo de la Guardia Civil.

    Por razones de espacio y tiempo no sería posible relacionar todos ellos, pero si se quiere sintetizar en tres hechos muy concretos esa singular y fortalecida vinculación institucional.

    Acaecidos en tres épocas diferentes de la ciudad, se tratan de la adhesión en 1935 por parte de su Ayuntamiento al homenaje que se tributó el 8 de diciembre a la Guardia Civil por iniciativa de la Diputación Provincial de Cádiz, consistente en la donación de una enseña nacional y su vitrina a la comandancia gaditana; la entrega de la enseña nacional con el nuevo escudo por el alcalde de San Roque al comandante del Puesto el 19 de junio de 1982; y la concesión por la Jefatura de la IV Zona de la Guardia Civil de la Comunidad Autónoma de Andalucía, del galardón “Tricornio de Gala del Año” en su edición de 2018, que fue entregado en Sevilla el 12 de octubre al Ayuntamiento de San Roque, por su inestimable y humanitaria ayuda prestada en el polideportivo municipal con motivo de las llegadas masivas de inmigrantes irregulares a las costas del Campo de Gibraltar.

    Finalmente, hay que destacar que la concesión de la Medalla de Oro por el Ayuntamiento de San Roque constituye la más alta distinción que la Ciudad puede conceder como reconocimiento por los innumerables servicios prestados al benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, con motivo del CLXXV Aniversario (1844-2019) de su fundación.

     

    Miembro Honorario de la Corporación: Juan Simón Jaén Cabrera.

    Nació en La Línea en 1953. Desde los quince años ya estaba trabajando en un taller de la firma Bultaco en dicha ciudad. Sus grandes aficiones son la pesca, las motos y el fútbol. Se casó con Herminia, una sanroqueña, y desde entonces vive plenamente integrado en la barriada de Campamento.

    En el curso escolar de 1982, con 29 años, empezó a trabajar en Campamento como conserje-mantenedor del antiguo colegio hasta que en 1987 se trasladó al nuevo centro.

    No sólo ha ejercido las funciones propias de su trabajo, sino que en el colegio ha sido jardinero, hortelano, entrenador de los equipos de futbito con alumnos, llegando en los años 90 a jugar en el Campeonato de Andalucía.

    Acompañante en las excursiones, ayudante de confección de las revistas escolares, ha dedicado muchas horas fuera de su jornada laboral a todo tipo de trabajos comunitarios, incluidos consejos escolares, reuniones de AMPA, fiestas escolares y asociacionismo en la barriada.

    Apreciado en todo Campamento no sólo por su dedicación a los demás, sino por sus características personales, que pueden resumirse en unas palabras: bondad, honradez, humildad, respeto, amistad y dedicación.

     

    Menciones de Honor:

    1) Confitería La Nueva

    Hace 50 años, en 1969, comenzó un pequeño proyecto por parte de un ciudadano de la Estación de San Roque, que ha resultado ser el más importante y satisfactorio de su vida. Su nombre es Antonio Ocaña y es el fundador de la Pastelería La Nueva.

    Esta historia tiene su origen en Gibraltar. Antonio trabajaba en una pequeña confitería muy conocida por los habitantes de la zona. En ella empezó a interesarse por el mundo de la pastelería y a querer aprender mucho más sobre los secretos de esta bonita profesión.

    El cierre de la frontera hizo que tanto él como su mujer, Isabel Sánchez, más conocida en su pueblo como Isabel Cuarta, tuvieran que emprender una nueva vida, ya que se quedaron desamparados, sin trabajo y con tres hijos pequeños.

    Contaban con una pequeña ayuda del Gobierno español como indemnización por el cierre de la Verja, y teniendo en cuenta la situación en la que se encontraban, principalmente por su familia, decidieron emprender un nuevo proyecto en su pueblo, haciendo lo que mejor se le daba: la pastelería. Antonio era un hombre trabajador, entregado y rebosaba pasión por su trabajo, y ganó muchísima experiencia en los 15 años que estuvo trabajando en Gibraltar. Pero todo ello no hubiese sido posible sin su mujer, quien nada más conocer de su marido el proyecto, lo asumió con valentía y entrega (se encargaba de la tienda, de los empleados y, por supuesto, de sus hijos).

    Disponían de medios económicos limitados, así que tomaron la decisión de utilizar su propia casa para salir adelante y preparar algunas de las habitaciones para convertirlas en la que sería su futura tienda y la zona de trabajo (obrador). No disponían de horno y, ante ese problema, los dueños de la panadería vecina tuvieron la amabilidad de ofrecerle el suyo por un tiempo.

    Poco a poco el negocio fue prosperando y dándose a conocer, así que pudo permitirse comprar unos terrenos adyacentes, construir su propio horno y contratar algunos trabajadores para sacar a flote el establecimiento.

    Su proyecto iba creciendo, pero también su familia. En poco tiempo sus hijos se hicieron mayores, al menos lo suficiente como para poder colaborar en el trabajo y formar parte de la empresa. De sus tres hijos, el mayor, José Antonio Ocaña, quiso emigrar a Cataluña para empezar una nueva vida allí. Sin embargo los más pequeños, Juan Ocaña y Jesús Ocaña, quisieron seguir viviendo en el Campo de Gibraltar y seguir los pasos de su padre.

    Ahora el que se ha hecho mayor es Antonio. Se jubiló hace más de veinte años y desde entonces han sido sus hijos los que, con su esfuerzo, dedicación y amor por la profesión, se encargan del negocio.

    Antonio no ha dejado de estar a su lado cada día, orientándolos en lo que ha podido con su experiencia y maestría. Se han ayudado mutuamente y ése ha sido el secreto de todo su éxito.

    Hoy Antonio tiene 91 años y después de todo este tiempo, la pastelería La Nueva no sólo le ha dado un trabajo para sobrevivir, sino que le ha dado una vida maravillosa llena de amor: amor por parte de las personas del pueblo que siempre han acudido a ellos con tanto cariño y, sobre todo, el amor de sus empleados que tantos años han dedicado al crecimiento de este negocio. Son una gran familia y Antonio se siente muy orgulloso de poder decir que lo que empezó siendo una pequeña idea para salir adelante con sus vidas, hoy en día es mucho más que eso: es un sueño hecho realidad.

     

    2) Panadería Sabe

    Juan Antonio Sabe Martín nació en Puente Mayorga en 1953. Estudió en los Salesianos Bachiller Elemental y en el Instituto Menéndez Tolosa (La Línea) el Bachiller Superior.

    Ayudaba en la panadería familiar mientras estudiaba. Una vez finalizado el servicio militar entró de manera definitiva a trabajar con su padre en dicha panadería de Puente Mayorga.

    Cuando falleció su padre se encargó del negocio junto a su hermano. Podría decirse que ha sido panadero en la barriada durante toda su vida, repartiendo el pan a domicilio puerta a puerta, por lo que rápidamente se hizo muy popular y querido entre los vecinos, especialmente entre los niños.

    Con la desaparición de este negocio, cierra unos de los establecimientos más conocidos del municipio.

     

    3) Club Deportivo San Bernardo

    Entre los años 50 y 60 del pasado siglo, el deporte del fútbol en la Estación de San Roque se practicaba de manera no federada. Concretamente había dos equipos en estas fechas, La Unión y el Barrio Alto.

    Ya en fechas cercanas a la creación del club persiste un solo equipo, al cual se le denomina Club Deportivo San Bernardo, en honor al patrón de la barriada, manteniendo este nombre hasta el día de hoy.

    En el año 1969 el Club Deportivo San Bernardo se federa, siendo su primer presidente el vecino Alberto Umbría Perales. En honor a este impulsor del equipo, el campo de fútbol, hasta entonces llamado El Molino, pasó a denominarse Campo Municipal Alberto Umbría.

    En cuanto al creador y diseñador del escudo de este popular club fue otro vecino, Juan Acevedo Baena.

    En 1971 el club comienza a competir en la liga federada, lo que conlleva su crecimiento con la incorporación de categorías inferiores. En este sentido, en el presente año se ha llegado a participar en todas las categorías existentes, desde Prebenjamín a Sénior.

    Desde el seno de este equipo, y durante toda su trayectoria, han salido de su cantera jugadores que han alcanzado categorías de máxima altura deportiva: Selección Española, Primera, Segunda y Tercera División. A este respecto, cabe destacar a deportistas como Antonio Vargas, Manuel Pimentel, Armando Lara, Luis Lozano, Francisco Heredia, Salvador Medina, Pedro Morales, Javier León, Francisco Acevedo, Juan José García, José María León, Oscar Ruiz, o Ezequiel Gómez.

    En el largo recorrido de este club, la máxima categoría alcanzada es la de Regional Preferente y actualmente se encuentra en la Primera Andaluza, categoría a la que acaba de ascender el equipo senior.

    Durante este año, siendo presidente Adrián Aranda, se está llevando a cabo la celebración del cincuenta aniversario del club y por este motivo se están realizando distintas actividades, entre ellas, el homenaje que en cada partido se esta haciendo a jugadores directivos, entrenadores y a todos los que por uno u otro motivo han colaborado y trabajado en el mismo. Personas, todas ellas, que han aportado su amor al club para seguir avanzando en el mundo del deporte de la comarca.

     

    4) Coro Rociero Ciudad de San Roque

    Se fundó en 1992 y en principio estaba compuesto sólo por mujeres. En la actualidad está formado por cuatro guitarras, tres voces de hombres y catorce mujeres. Su directora es Estefanía Fernández Rodríguez, siendo la responsable de relaciones públicas Luisa Montes Menor, una de las grandes impulsoras de este veterano grupo.

    En su larga trayectoria el coro ha actuado en un gran número de actos benéficos y en festejos tradicionales como la Feria Real -en el popular Domingo Rociero, en la Caseta Municipal o en algunas de las coronaciones de reinas- o los organizados en honor de los patrones de la ciudad. Durante la Navidad participa en los festejos que tienen lugar en distintos puntos del municipio. Asimismo, cantando villancicos ha obtenido primeros y segundos premios en concursos de diferentes poblaciones de la provincia.

    Pero, sin duda, uno de sus grandes logros es haber extendido y popularizado el Pasodoble a San Roque, que han cantado en numerosas ocasiones fuera de la ciudad, como en la Feria Internacional de Turismo de Madrid, donde ha estado presente hasta en cinco ocasiones.

    Como señala su directora, “nuestro objetivo es allá donde vayamos dejar en lo más alto el nombre de San Roque”. Y mientras tanto sus miembros seguirán actuando y amenizando todos aquellos actos tanto públicos como privados en los que se cuente con su presencia.

    5) José Manuel Andreu Cuadrado.

    Durante los dos períodos que permaneció como enseñante en Taraguilla, en los años ochenta del siglo pasado, y en su etapa más larga, desde 1997 hasta 2013, desarrolló un trabajo profesional reconocido por padres y madres de esta población.

    Pero José Manuel no fue un maestro más. Su compromiso con los vecinos, le hizo colaborar en diferentes actividades de manera absolutamente altruista.

    Vinculado al mundo del fútbol de la barriada desde el inicio de esta actividad deportiva, su amistad con el vecino Salvador Cotilla hizo que de forma paulatina se fuese introduciendo en el ámbito del deporte base.

    Continuó su colaboración con otros inquietos vecinos como Juan Alba, con los hermanos José y Miguel García Mota y luego con Juan Serván, haciendo de secretario del equipo de la barriada, la Asociación Deportiva Taraguilla. Fue una etapa donde se pusieron los pilares para afianzarse en lo que iba a ser uno de los espacios de formación deportiva más relevantes en Andalucía.

    La culminación a todo este trabajo vino en el período de Javier Chacón, durante el cual Andreu continuó en la secretaria. Una etapa de gran esplendor pues se situó al club en ligas de la División Andaluza y alcanzando la División de Honor.

    Asimismo se puso en marcha el Torneo de Fútbol-7, considerado el más importante de Andalucía, teniendo el club la consideración de ejemplo de Planificación Deportiva y Gestión Eficaz.

    También se creó un equipo femenino en el año 2012, que llegó a jugar en la segunda división del fútbol femenino español.

    Como personaje popular y muy querido en Taraguilla, en el año 1999 fue nombrado pregonero de su Carnaval y en el 2013 de su Feria, aportaciones de las que se siente enormemente orgulloso.

    En 2013 pidió traslado profesional a otra barriada muy importante en su vida, la Estación de San Roque. Fue aquí donde desarrolló los últimos cinco años de los cuarenta y dos de ejercicio profesional.

     

    5) Ferretería-Droguería El Motor.

    La tienda El Motor comenzó su andadura en Guadiaro en el año 1903, hace 116 años, de manos de su fundador y su esposa Juan López Granados y Encarnación Lobato Toledo, oriundos de Vélez-Málaga. Él vino a San Roque como capataz de Los Larios. Abrieron una tienda dedicada al comercio de lo que en aquella época se conocía como quincalla, dedicada a vender artículos de precio económico relacionado con herramientas, recipientes, aperos, utensilios de latón y para el hogar.

    En el año 1914, siguiendo su espíritu emprendedor, construyeron en Guadiaro una fábrica de harinas, a la que se instaló un motor a gas, y en la tienda también se comenzó a vender pan y productos de alimentación. Desde entonces a la tienda se la empezó a llamar EL MOTOR y ya se quedó con ese nombre, que fue el que se puso a todos los efectos legales de actividad del comercio que, posteriormente con la modernidad de los tiempos y la legislación específica, se ha ido haciendo.

    El negocio era familiar y al fallecimiento del fundador, en 1959, continuó con la tienda su hijo Antonio Lobato y su esposa Rafaela Pérez Ledesma, trabajando también con ellos su hija María Cristina López Pérez. Aunque el establecimiento se encontraba en Guadiaro en la calle Tránsito nº43, ocupando ya 250 metros cuadrados, se abastecía además a diferentes cortijos de la zona y barriadas limítrofes. Posteriormente, en el año 1980, María Cristina López Pérez y su esposo Antonio Torres Ayala se hicieron cargo de la tienda y siguieron el comercio, pero ya dándole un giro, enfocándolo a la actividad de ferretería –droguería.

    Ya en 1980 comenzaba a experimentar Guadiaro un crecimiento importante de la población, pero la mayor parte del mismo se producía alrededor de Sotogrande, urbanización destinada a ser un referente turístico. En esa época, la población autóctona comenzó a establecerse en lo que hoy es Pueblo Nuevo de Guadiaro, zona que estaba diseñada para dar servicio a la citada urbanización. Con su espíritu emprendedor, Cristina y Antonio tomaron la decisión de ampliar el negocio y, en 1988, se trasladaron a Pueblo Nuevo de Guadiaro, donde se construyó la actual tienda Motor II, que supuso una ampliación de 2.000 metros cuadrados, dando un salto cualitativo y cuantitativo.

    Posteriormente, y ya contando cuatro hijos, fueron ampliándose las líneas de negocio hasta culminar con la adquisición de dos naves dedicadas a la construcción y exposición de pavimentos, revestimientos y sanitarios, que ocupan una superficie de 5.000 metros cuadrados.

    En la actualidad esta empresa familiar está dirigida por los cuatro hijos del matrimonio de María Cristina y Antonio, siendo los bisnietos de los fundadores de la incipiente tienda de quincalla.

    Lógicamente en el ámbito social son varias las familias que a lo largo de todos estos años han vivido del empleo de este negocio familiar, contando en la actualidad con 22 empleados fijos, sustentando la economía directa de otras tantas familias y siempre colaborando desde hace muchísimos años con otros colectivos sociales de toda la zona de Guadiaro, como con el Club Deportivo de Fútbol de Guadiaro

    En este este sentido, Antonio Torres ha sido presidente del club y, en cuanto a otro deporte popular en la zona, como es el golf, ha colaborado con diferentes torneos organizados por el Club Municipal de La Cañada. A ello se une una gran labor solidaria en el agasajo a los mayores durante las fiestas y con aportaciones solidarias a Cáritas.

    Siempre dispuesto a colaborar con las instituciones públicas, lo ha hecho con el propio Ayuntamiento o la Guardia Civil.

    Por todo ello, esta familia de emprendedores, no sólo destaca por su labor empresarial, sino por su implicación vecinal.

    6) Inmaculada López Marcenaro

    Nació en Campamento en una casa aneja a la casona de los Show, de los que recuerda su rosaleda y el nogal al que trepaba. Fue la segunda hija de un matrimonio formado por un valenciano y una campamentera, hija de una familia de fuerte vinculación a la barriada y a San Roque. De los cuatro a los ocho años se trasladó a Puente Mayorga a vivir a una casa construida por su padre, precisamente junto al antiguo puente. Ese Puente y las ruinas de Carteia, que iba a visitar junto a su hermana y primos, son los primeros recuerdos sobre la fascinación que le produjo la Historia, y la playa con las brozas y los fortines. A los ocho años vuelve a Campamento, a la casa que su padre construye en la colina frente a las casa de los Capurro.

    Estudia siempre en la escuela pública, primero en el Polo, en el grupo escolar Santa Rita y más tarde en el instituto Libre Adoptado de San Roque, también construido por su padre y Antonio Mauricio. Termina el bachillerato elemental a los catorce años, y sin poder continuar, por entonces, los estudios en nuestra localidad, se marcha a hacer el bachillerato superior, de 5º a COU al Tolosa de La Línea. A los diecisiete años tiene muy claro qué hacer: Geografía e Historia, los tres primeros años en Cádiz, y la especialidad de Historia General en Sevilla.

    Casada desde muy joven, a los 20 años, y madre joven también, con veintidós años tiene a su primera hija, y justo en esa década a dos hijos más. Hasta ahora, su gran obra.

    Estudios, crianza de niños, oposiciones y la vida de por medio, comienza a trabajar, cuando logra pasar los exámenes pero sin obtener plaza, en el mismo centro donde estudió: embarazada de su último hijo, en horario diurno y nocturno, sin derecho a permiso de maternidad. Dos cursos más tarde, en 1992, obtendrá la plaza de funcionaria. En el curso 1996-97 recala en San Roque como funcionaria en prácticas, en el IES José Cadalso. Al año siguiente le dan el destino definitivo en el mismo centro. En él ha sido tutora, jefa del Departamento de Geografía e Historia, vicedirectora y actualmente jefa del departamento de Formación, Evaluación e Innovación Educativa.

    Inmaculada, más conocida por Lala por todas las personas que han pasado por su vida y sus clases, es un huracán: de palabras, de historias, de valores, de amor, de respeto, de sensibilidad. Lala ha dejado una huella imborrable en la vida de los alumnos y alumnas que han tenido la suerte de poder compartir aprendizaje con ella, una huella que no hizo falta tiempo y distancia para apreciar. Enamorada de la historia, acercó el arte a sus alumnos y alumnas, impulsando excursiones donde para muchos y muchas era la primera vez que contemplaban alguna pintura, escultura o edificio de arquitectura destacable. Se trata de enseñar la historia a través del arte, de la música, la poesía, el teatro, la danza o la filosofía.

    Pero ella ha hecho siempre mucho más que todo eso, que no es poco. Y es que Lala enseñó valores imprescindibles al alumnado. Porque hay quienes deciden seguir estudiando y hay quienes deciden apartar la formación académica para saltar del instituto a la escuela de la vida. Pero siempre quedan los valores. Lala siempre quiso que su alumnado fuera crítico, que pensaran por ellos mismos, que elaboraran su propio criterio, que distinguieran las cuestiones más valiosas de la vida.

    Amante de su profesión y de la enseñanza pública, siempre ha sabido depositar la confianza en cada alumno, en cada alumna.

    Para toda la comunidad educativa de nuestro municipio constituye todo un ejemplo de valores que no puede pasar por alto.

     

    7) Luis Ángel Ortega León (Mención de Honor a título póstumo, con categoría de Hijo Adoptivo de la Ciudad)

    En enero pasado nos dejaba Ángel Ortega León. De manera repentina, ante la sorpresa y el dolor de todos los que lo conocían y lo querían, se marchó un artista de la gubia, pero, sobre todo una gran persona. Un hombre que quiso permanecer entre nosotros, en la ciudad que sintió suya, y en la que descansan sus restos.

    Nacido en Sevilla en 1953 en la madrugada del Viernes Santo cuando la Virgen Macarena pasaba por la calle. Ángel bebió de la maestría de su padre, el insigne escultor Luis Ortega Brú. Con él mantendría una identificación muy intensa, siendo el primer defensor de su legado artístico.

    Ángel Ortega fue un hombre muy comprometido socialmente, y ello quedó patente durante su etapa de sacerdote en las poblaciones de Getafe, Fuenlabrada y Sevilla, donde abandonaría de manera definitiva el sacerdocio.

    Con la clara inclinación a la creación escultórica, siguiendo la escuela de su padre, Ángel trabajó intensamente en distintos talleres, a veces junto a sus primos, también continuadores de dicha escuela. También con ellos vivió momentos difíciles, no ajenos a la procedencia familiar republicana, como a veces recordaba junto a su primo, el escultor Manuel Ángel Ortega. Sin embargo, pudo más el carácter generoso y la valía artística que todos los reveses de la vida.

    Gracias a su determinación, San Roque cuenta hoy con un patrimonio de gran importancia referido a Luis Ortega Brú.

    A Ángel se le debe que San Roque tenga las únicas salas museísticas dedicadas a un imaginero en Andalucía. No sólo se encargó de dirigir el montaje del museo en base a la generosa donación de Manuel González, también de San Roque y socio de su padre durante la etapa madrileña del genial artista, sino que hizo posible la cesión del conjunto de piezas pertenecientes a la Fundación Luike, que permitió la mejora de los fondos.

    Aparte de ello, el escultor restauró piezas de su padre de la importancia de La Piedad o el Cristo de la Buena Muerte, y desarrolló una gran labor de formación entre jóvenes de la localidad, a través de talleres. Asimismo, su valiosa aportación dio esplendor, en 2016, a los actos conmemorativos del nacimiento de Luis Ortega Brú

    Hasta tal punto llegó su compromiso con San Roque y la obra de su padre que, finalmente, se estableció en la ciudad.

    Ángel Ortega mantenía una colaboración desinteresada con las asociaciones de niños con deficiencias, y parte de su trabajo lo dedicaba a ello. En este sentido, se enclavaba el Proyecto Soñarte, a través del cual enfocaba la escultura como una tarea educativa, fruto de varios años de trabajo con grupos de afectados por daño cerebral leve. Una de sus grandes exposiciones la llevó a cabo en San Roque en 2016, dentro de la programación del centenario del nacimiento de Ortega Brú La muestra “Éxodo, visiones y sueños”, en la que abordaba la abstracción y la escultura como experimento de comunicación, complementada con un audiovisual con música del compositor Francisco Javier Torres Simón

    Una trayectoria artística y humana que no puede pasar desapercibida. De manera especial, el Ayuntamiento de San Roque quiere destacar en este acto, el empeño desinteresado de Ángel, al que el Ayuntamiento y el pueblo de San Roque le estará permanentemente agradecido.

    San Roque rinde homenaje a algunos de sus ciudadanos ilustres por el 312 Aniversario de la Ciudad

    Diez ilustres sanroqueños y sanroqueñas han recibido hoy, lunes, un merecido homenaje en el Pleno Institucional de Honores y Distinciones por el 312 Aniversario de la Fundación de la Ciudad. Se nombraron tres Miembros Honorarios de la Corporación, dos de ellos a título póstumo, y se entregaron siete Menciones de Honor.

    En cuanto a los Miembros Honorarios de la Corporación, se trata de José Arjona Niebla, Fermín Aguilera Clavijo y Manuel Morata Tineo (estos dos últimos a título póstumo). Las siete Menciones de Honor se han concedido: a María Cuevas Otero, a Luis Mena Lorente, a Francisco Aldana Almagro, a Juan Manuel Sarmiento Ruiz, a Venancio Gavira Rojas, a Luis Gavilán Mensurado y a María Isabel Martínez Moraleda.

    El Pleno Institucional se ha celebrado en el Teatro Juan Luis Galiardo a partir de las 12.30 horas. Asistieron todos los ediles excepto el concejal de Deportes, Antonio Navas, que representó al Ayuntamiento en la presentación oficial de los Juegos Deportivos del Estrecho, que este año se celebran en Tarifa. Entre los asistentes se encontraban el subdelegado de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, Jesús Núñez.

    Hay que señalar que desde la Delegación de Fiestas, que dirige el concejal Antonio Navas, se dispuso de un venenciador a la puerta del Teatro para ofrecer una copa a todos los asistentes a la zona, y que además se distribuyeron ejemplares de la revista Alameda, que se ha vuelto a editar después de varios años coincidiendo con el 312 aniversario de la Ciudad.

    Antes de comenzar el Pleno Institucional hubo actuaciones de baile en el templete de la Alameda a cargo de la Asociación de Baile Flamenco de Vanesa Orrán. A partir de las 18.00 horas está previsto en el mismo escenario una Gran Gala Especial a cargo de la Asociación Cultural de Canción Ligera Ciudad de San Roque, con el Grupo de Baile Dance Style, Daniel Niebla, Triana Jiménez, Gabriela Espinosa, Gema Amusco, Paula Peñalbo, Toñi Monfilleo, Coral del Mar, Rosana González, César Palma, Tamara Perea, Isabel Morilla y Tamara Calle, con la presentación de Paco del Valle.

    El acto comenzó con una breve presentación a cargo del alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, tras lo cual la secretaria general del Ayuntamiento comenzó a leer las reseñas vitales de cada uno de los galardonados y se procedió a la concesión de los reconocimientos en sí, consistentes en un diploma enmarcado.

    El primero en subir fue el jovencísimo jugador de ajedrez Luis Mena Lorente, que recogió la Mención de Honor de manos de la teniente de alcalde Mónica Córdoba.

    A continuación, se concedió otra Mención de Honor al veterano ecologista Luis Gavilán Mensurado, que le entregó la concejal Claudia Amado.

    En tercer lugar, se otorgó al empresario guadiareño Venancio Gavira Rojas una Mención de Honor, que entregó el concejal Jesús Mayoral.

    José Arjona Niebla, ex responsable de Policía Local y Protección Civil, fue galardonado como Miembro Honorario de la Corporación, recogiendo el diploma de manos del teniente de alcalde José Antonio Rojas. Arjona dio un breve discurso de agradecimiento, en el que no olvidó a la Corporación, a sus compañeros de la Policía Local y Protección Civil, a los niños (ya adultos) del Grupo Scout Santa María Coronada, a su Junta Directiva cuando fue presidente del CD San Roque y, sobre todo a su familia.

    Se entregó una Mención de Honor a la joven María Cuevas Otero, que recogió su madre, Mercedes Otero, de manos de la edil María Teresa Benítez porque la ingeniera no pudo acudir al Pleno al tener responsabilidades profesionales en Suiza. Mercedes Otero agradeció a la Corporación en su nombre el reconocimiento.

    El sexto galardonado fue el artesano del metal Juan Manuel Sarmiento Ruiz, quien no pudo subir al escenario por problemas de salud. Le entregó la Mención de Honor el concejal Juan Serván, quien para ello bajó las escaleras del escenario del teatro.

    En séptimo lugar, se concedió el título de Miembro Honorario de la Corporación, a título póstumo, a Manuel Morata Tineo, funcionario municipal y reconocido cofrade. Entregó el diploma la teniente de alcalde Dolores Marchena, y lo recogió la viuda de Morata, Ana María Pedrero.

    La directora del Centro de Educación Permanente Albalate, Maribel Martínez Moraleda, recibió su Mención de Honor de manos de alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix.

    En noveno lugar, se concedió el título de Miembro Honorario de la Corporación, a título póstumo, a Fermín Aguilera, ex jefe de la Policía Local de San Roque, y recogieron el diploma sus hijos Víctor y Pablo de manos de la teniente de alcalde Mercedes Serrano.

    Finalmente, se concedió la Mención de Honor al ex concejal, contratista y profesor Francisco Almagro Aldana, que le entregó la edil Marina García.

    Una vez concedidos todos los reconocimientos, tomó la palabra Maribel Martínez en nombre de los galardonados. Comenzó con una breve semblanza de sus compañeros: de Luis Mena dijo que “no importa la edad para convertirse en un referente”; a María Cuevas la calificó de “paisana ejemplar”; señaló que Luis Gavilán era un “viejo guerrero en la defensa del río Guadarranque y su litoral”; sobre Venancio Gavira indicó que “no sólo supo consolidar un negocio en tiempos difíciles, sino que más que clientes tiene amigos”; de Francisco Almagro destacó “su larga historia de amor con San Roque”; de Juan Manuel Sarmiento dijo que era “un ejemplo de saber artesano, del que todos hablan con afecto y reconocimiento”; y de José Arjona señaló que “sin él no se entendería la historia del deporte del fútbol en San Roque”.

    Finalizó esta reseña con una mención conjunta a “dos extraordinarios sanroqueños que nos abandonaron en plena madurez profesional”, Manuel Morata y Fermín Aguilera: del primero dijo que “lo era todo en su departamento” del Ayuntamiento, mientras que el segundo demostraba que “la autoridad no es incompatible con la humildad”.

    A continuación, Maribel Martínez continuó contando algunos detalles de su trabajo en el Centro de Educación Permanente, explicando que “los que tenemos la suerte de haber recibido formación desde pequeños no somos conscientes de los problemas que afrontan los que no la tuvieron”. Así, destacó la alegría de estas personas cuando por fin pueden entender los carteles del médico, cuando tienen a seguridad de que han recibido el cambio correcto cuando van de compras o cuando pueden llamar por teléfono sin necesidad de que nadie les marque los números.

    Tras su intervención, los alumnos de la Escuela Municipal de Música, entre los que se encontraba el joven ajedrecista Luis Mena, interpretaron el Himno de Andalucía.

    Finalizó el Pleno con una breve intervención del alcalde, en la que recordó que “San Roque nació en un periodo de dificultades hace 312 años”, pero durante este tiempo ha sabido crecer”. Mostró su “orgullo por los diez galardonados y por los diez pueblos que conforman el municipio”, y finalizó augurando un “futuro esplendoroso” para todo San Roque.

    A continuación, reproducimos una breve reseña sobre los galardonados.

    Fermín Aguilera Clavijo (1960-2017) fue nombrado Miembro Honorario de la Corporación a título póstumo. Criado en La Colonia de Puente Mayorga, compaginó sus estudios con la pesca en el barco de su abuelo. En 1977 ingresó en la Armada Española, llegando a ser cabo primero especialista en artillería y misiles. Casado con María Dolores Delgado, tuvieron tres hijos: Víctor, Pablo y María de la Almudena.

    En marzo de 2000 empieza a trabajar en San Roque como cargo de confianza del alcalde José Vázquez Castillo, y su sucesor, Fernando Palma, lo nombró asesor de Protección Civil. En 2002 obtuvo la plaza de inspector jefe de la Policía Local, cuerpo que lideró hasta poco antes de su fallecimiento, en diciembre de 2017.

    Manuel Morata Tineo (1964-2016) fue nombrado Miembro Honorario de la Corporación a título póstumo. Obtuvo el título de maestro en la especialidad de Filología Francesa, pero ya en abril de 1986 ingresó en el Ayuntamiento como agente censal. Al año siguiente ganó por oposición la plaza de auxiliar administrativo, incorporándose al negociado de Contratación, Patrimonio y Actividades y Locales.

    En 1975 causó alta en la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, donde desempeñó distintas funciones, al igual que en el Consejo Local de Hermandades y Cofradías, del que fue vicepresidente los años 2000 y 2001. En febrero de 2016, su cofradía lo nombró Hermano Mayor Honorífico.

    Falleció el 16 de noviembre de 2016, y ha recibido varios homenajes tanto del mundo cofrade como del Ayuntamiento, un cariño que se ha mostrado repetidamente a su familia, compuesta por su viuda, Ana María Pedrero, y por sus hijos José Manuel y Cristina.

    José Arjona Niebla fue nombrado Miembro Honorario de la Corporación. Natural de San Roque, desde muy joven tuvo que contribuir a la economía familiar. Estuvo empleado en varias empresas trabajando de administrativo, hasta ingresar en 1971 en la Policía Local, cuerpo del que obtuvo el mando en 1980. Fue nombrado coordinador de la la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, aunque también ha ejercido de inspector de obras e inspector de padrones tributarios. En octubre de 2006 el Ayuntamiento de San Roque le concedió la Cruz al Mérito Profesional, como ex oficial jefe de la Policía Local. Además, ha sido presidente del Club Deportivo San Roque, e impulsor del Grupo Scout Santa María la Coronada, consiguiendo en 1989 que se organizara en el municipio un encuentro de los scouts andaluces, acudiendo más de mil.

    A Francisco Almagro Aldana se le concedió una Mención de Honor. Nacido en 1935, estudió Magisterio, pero siguió el negocio de su padre de fabricación de baldosas hidráulicas, además de aprender la profesión de contratista. Ha trabajado en obras en San Roque Casco y también en viviendas de Sotogrande y San Roque Club, destacando la rehabilitación de la Parroquia Santa María la Coronada. Paralelamente, ejerció de profesor en la Escuela Hostelería.

    Formó parte de la Corporación municipal en 1979 en las primeras elecciones locales democráticas, siendo el primer concejal de Alianza Popular (el actual Partido Popular) en San Roque y uno de los tres concejales que obtuvo este partido en la provincia de Cádiz. Fue edil hasta mediados de los ochenta.

    A María Cuevas Otero se le concedió una Mención de Honor. Estudió Ingeniería en la Universidad de Sevilla, y ha trabajado en empresas alemanas como Audi y Mercedes. Se mudó a Suiza como jefe de área en Bombardier, y en la actualidad es directora de Investigación y Desarrollo de Leica Geosystems. Tiene un Máster MBA, y habla seis idiomas.

    A Luis Gavilán Mensurado se le concedió una Mención de Honor. Nació en Guadarranque en 1947, y comenzó trabajando en las excavaciones de Carteia. Cuando se abrió la Refinería de Gibraltar-San Roque fue contratado para prestar servicios en la monoboya. Tras prejubilarse por una lesión, fue uno de los fundadores del Grupo Ecologista Verdemar, emprendiendo la regeneración de los sistemas dunares del Rocadillo y Guadarranque, y reintroducir masa forestal. También contribuyó a la fundación de la Asociación de Vecinos Carteia, de Guadarranque.

    A Venancio Gavira Rojas se le concedió una Mención de Honor. Natural de Casares, desde muy pequeño tuvo que ayudar a su familia en las labores del campo. A pesar de las dificultades, supo crear y mantener una empresa familiar en el sector del comercio. Comenzó en 1963 con una tienda de comestibles, que se fue ampliando primero a carnicería y luego a autoservicio. Ahora, a sus 85 años, se dedica a criar animales y a cultivar verduras para su consumo propio. Siempre se ha caracterizado por su solidaridad con los vecinos de Guadiaro, siendo miembro de distintas asociaciones y organizador de la Chorizada Popular de Venancio, que cada año se celebra en la feria de su barriada.

    A Maribel Martínez Moraleda se le concedió una Mención de Honor. Nacida en La Línea, estudio Magisterio en su municipio. En 1981 recaló en Puente Mayorga, y en 1994 se estableció en San Roque Casco. Obtuvo plaza en 1983 en el programa de alfabetización puesto en marcha por la Junta de Andalucía, por lo que ha estado 33 años como maestra y directora de la Educación Permanente de Adultos en San Roque, donde se ha significado por su capacidad de trabajo y vocación de servicio a sus alumnos.

    A Luis Mena Lorente se le concedió una Mención de Honor. Con tan sólo 9 años, Luis es ya una figura emergente en el mundo del ajedrez. Con siete años jugó su primer torneo, logrando la primera plaza. Campeón de Cádiz de su categoría, juega con el Club de Ajedrez Villa de Los Barrios, y compite con jugadores adultos más experimentados, a los que a veces ha conseguido vencer.

    A Juan Manuel Sarmiento Ruiz se le concedió una Mención de Honor. Nacido en Tetuán, durante el Protectorado Español en Marruecos, cursó Artes y Oficios en la especialidad de Cerrajería y Forja. En 1957 montó el taller “La Fragua” en Taraguilla, y en 1966 se casó con María Isabel Expósito, con la que tuvo tres hijos: Manuel, Antonio y Raquel. Ayudó a muchas personas a terminar sus viviendas, muchas veces costeándolo él mismo, y su profesionalidad y buen hacer acabó convirtiendo a La Fragua en una escuela de formación para muchos jóvenes de la zona que hoy en día trabajan en grandes empresas. En 1981 sustituyó a su suegro como vigilante del yacimiento de Carteia, jubilándose en 2002.

    Musical Infantil.DINOSAURIOS EN LA CIUDAD

     

     

    LA COMPAÑÍA ACUARIO TEATRO ENTREGARÁ 100 INVITACIONES "Dinosaurios en la Ciudad" A LOS PRIMEROS 100 NIÑOS/NIÑAS QUE SE ACERQUEN AL TEATRO JUAN LUIS GALIARDO , el viernes 17 de abril a las 18:00 h.

    "Dinosaurios en la Ciudad"

    Organiza: Cía Acuario Teatro

    Entradas: anticipada 8 €, en taquilla 10 €(Posibilidad de una Segunda Función 17:30 h.)

    Reservas: 956780106 ext:2422 ( de lunes a jueves ,a partir del 6 de abril,  desde las 11:00 h a 13:00 h)

    Lugar: Teatro Juan Luis Galiardo

    Undefined

    El Ayuntamiento entrega sus máximas distinciones por el Día de la Ciudad

    El Teatro Juan Luis Galiardo ha acogido hoy martes 21, con ocasión del 307 Aniversario de la Fundación de San Roque, el tradicional Pleno Institucional de Honores y Distinciones. Se ha reconocido su labor en beneficio de la comunidad a ocho personas (tres a título póstumo) y a dos entidades.

    Juan Luis Galiardo, a título póstumo, ha sido nombrado Hijo predilecto; y Jaime Ortiz Patiño, también a título póstumo, fue nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad. Otras 6 personas y entidades recibieron otras tantas Menciones de Honor. Se trató de Agustín Delgado Gálvez; José Barroso Muñoz; Antonio Palmero Vera (a título póstumo); Justo Pernía Fernández; María del Carmen Pedreira Collado; e Isabel Uceda Muro. También se otorgaron Menciones de Honor a la Asociación Melampo; y el Centro de Hipoterapia de la Fundación Santa María Polo. El Pleno duró alrededor de una hora y veinte minutos, y el alcalde pidió disculpas por la ausencia justificada de los ediles Juan Manuel Ordóñez (PSOE) y Ramón Ramírez Torti (PP). El pasado 22 de marzo se aprobó por unanimidad en Pleno Ordinario la relación de honores y distinciones que se han concedido. El acto comenzó con la proyección de un vídeo promocional sobre San Roque y sus barriadas titulado “San Roque, lugar de fantasía”, editado en su día por la empresa Multimedia con texto de Salvador Serrano y voz de Juan Luis Galiardo. dio comienzo con la lectura, por parte de la secretaria general, del Orden del Día del pleno, que en su Punto Único señala: “Conmemoración del 307º Aniversario de la Fundación de San Roque, proclamación de distinciones y nombramientos honoríficos, y entrega de galardones”, así como de las reseñas de los galardonados. Acto seguido se procedió a la entrega de los galardones, comenzado por las Menciones de Honor. En primer lugar a Agustín Delgado Gálvez, natural de Puente Mayorga, ciudadano popular y vinculado estrechamente a la cultura sanroqueña desde hace muchos años. Aunque lleva el flamenco en la sangre desde que nació, su vocación se fortalecería a raíz del servicio militar que compartió, en 1968, con los cantaores sanroqueños Juan Flores y Alejandro Segovia "Canela de San Roque". Con ellos inició su andadura flamenca, actuando en fiestas particulares organizadas en la Costa del Sol, Almoraima y la urbanización sanroqueña de Sotogrande. El “veneno” del arte andaluz más antiguo le llevó a conocer los tablaos madrileños de renombre: Los Canasteros, Las Brujas, Pepe Moreno o La Pagoda Gitana. Allí conoció a los grandes del cante y aprendió profundamente cada palo y su historia. El mundo flamenco de Andalucía comenzó a conocerle y a considerarle como un incondicional y un estudioso. Frecuentó el popular tableo marbellí de Ana María y la fiesta de la solera en Jerez de la Frontera. En la radio encontraría la oportunidad de extender la afición al flamenco. Las emisoras locales fueron su antena para dar a conocer a cantaores y los cantes más variados. Desde aquel lejano programa “Andalucía Viva”, Agustín Delgado inició un trabajo intenso, que luego desarrollaría en peñas flamencas de toda España y en los festivales más relevantes. A ello unió su trabajo como conferenciante en asociaciones e instituciones. En este sentido, participó en el ciclo de flamenco del Curso de Verano de San Roque. En Radio Algeciras de la Cadena SER presentó el programa "Nocturno Andaluz", así como en Onda Andaluza del Estrecho, en La Linea de la Concepción. En 1988 fue contratado por Radio Nacional de España-Radio 5 para conducir el programa “Diccionario Flamenco" programa que estuvo en antena durante cuatro años. Asimismo realizó una gran labor de promoción de los artistas sanroqueños en la revista municipal “Alameda” A partir de 1995 iniciaría una nueva andadura en Radio Alameda, en la actualidad Canal San Roque Radio, y hasta la fecha tras quince años en antena sigue con el programa "Compás Flamenco" y a la vez dirige el programa "Abanico de Coplas". Durante varios años dirigió en Televisión San Roque "La fragua de los Reales. Actualmente dirige varios espacios radiofónicos dedicados al cante. Al fomento del flamenco unió su pasión por la copla, abriendo una vertiente más en su entrega por las expresiones artísticas y populares de Andalucía. Finalmente, hay que destacar su participación con las celebraciones sanroqueñas, especialmente con la Semana Santa, realizando durante cinco años, junto a Antonio Pérez Girón, el programa radiofónico “Con olor a incienso”, así como su colaboración con los certámenes de saeta y la colaboración desinteresada en festivales benéficos. Le entregó el galardón el concejal José Vera Vázquez. Recibió el galardón posteriormente el Centro de Hipoterapia-Fundación Santa María Polo, una entidad sin ánimo de lucro constituída en abril de 2008. Sus tres objetivos básicos son promover y gestionar el Centro de Hipoterapia, fomentar la equitación y sus valores deportivos como deporte de base y realizar cursos de formación en oficios y profesiones relacionados con la equitación y los deportes hípicos. Para ello en 2009 la Fundación creó el Centro de Hipoterapia Santa María y a partir de 2011 centralizó su actividad en el Centro Hípico Solidario, ubicado en las instalaciones hípicas de San Roque-Club. En este centro conviven en la actualidad la Escuela Municipal de Base de Equitación (que está en su segundo año de vida contando con 30 alumnos), el Centro de Formación y el Centro de Hipoterapia. La hipoterapia consiste en el tratamiento terapéutico de personas con discapacidad tanto física como psíquica mediante la utilización del caballo y de la equitación especializada. Su finalidad es estimular y contribuir al desarrollo físico, psíquico emocional, social y ocupacional de personas con discapacidades o necesidades especiales. En el actual Centro de Hipoterapia se imparten una media semanal de 95 sesiones, teniendo capacidad para poder alcanzar hasta 120 sesiones semanales. Esta modalidad terapéutica puede aplicarse en infinidad de discapacidades, pero sobre todo es especialmente efectiva sobre los niños, que constituyen el 60 % de los usuarios en la actualidad. El trabajo más habitual es sobre autismo en sus diferentes grados, síndrome de Down, parálisis cerebral, espina bífida e hiperactividad. Para la Fundación es esencial la colaboración del Ayuntamiento de San Roque, ya que sin ella no sería posible ni la existencia de la Escuela Deportiva de Base en el plano de la promoción de la equitación, ni los Seminarios de la Universidad Popular sobre terapias ecuestres, ni existiría la importantísima ayuda recibida en la realización de eventos benéficos y en la difusión de los mismos, así como el gran apoyo en trabajos de mantenimiento de infraestructuras y diferentes colaboraciones que se han dado a lo largo de la vida de la Fundación. Pero sobre todo son los padres de los usuarios de hipoterapia y los alumnos de hípica las piezas fundamentales de la Fundación. Hizo entrega del galardón el edil Manuel Melero, y lo recogió la directora técnica del centro María del Carmen Castillo Garcías de Arboleya. La tercera Mención de Honor entregada fue para “Melampo, el perro de San Roque”, una asociación sin ánimo de lucro, con carácter benéfico, que defiende a los animales. Informa y conciencia a la población sobre el maltrato animal, denuncia las irregularidades en relación a la tenencia de animales y en su albergue acoge a los que lo necesitan. A lo largo de sus diez años de existencia la asociación ha acogido a más de 600 perros. Y actualmente están ingresados en el refugio más de un centenar de estos animales. En la labor realizada por voluntarios de toda condición social se ha logrado reubicar a cerca de 500, que han sido recibidos en toda España y en países como Suiza (150 perros), Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Uruguay, Estados Unidos o Liechtenstein. En agosto de 2009 Melampo da el salto a las redes sociales, contando en la actualidad con más de 2.000 seguidores, que le siguen en todos los rincones del mundo, identificando a San Roque con el lugar donde reside la protectora y sobre todo un sitio donde se cuida y respeta a los animales. A pesar de la actual crisis económica y social que afecta a todo el país, lo que aumenta el número de animales abandonados, los escasos recursos de que dispone la asociación y el escaso número de voluntarios, Melampo consigue subsistir gracias al tesón de un grupo de sanroqueños y otras personas de la comarca. Sus instalaciones fueron levantadas por los propios voluntarios. Se hicieron los primeros cobijos, los primeros lugares de recreo. Entraron un grupo de perros que vivían abandonados. De ese primer puñado, aún queda alguno: Paco y Chipie. Pero después de ellos llegaron más. Todos con su nombre y con sus historias a cuesta. Muchos han encontrado hogar y atesoramos las fotos de ellos alegres con sus nuevas familias. Ellos, son la razón de nuestro empeño. Cada vez que las dificultades de todo tipo llegan a Melampo, esas fotos de los perros que llegaron en pésimas condiciones y sin esperanza en los ojos, y ahora tienen su hogar, motiva a Melampo. Aún quedan muchos en el albergue por encontrar casa. Y más aún fuera, esperando su oportunidad. Con la esperanza de sobrevivir, de vivir con la dignidad que se merece todo animal. Para ellos nació Melampo, el perro de San Roque. El edil Fernando Palma Castillo hizo entrega del galardón a Elizabeth Prescott, presidenta de Melampo. Le tocó el turno después a María del Carmen Pedreira Collado, nacida en Guadiaro, constituye hoy una mujer ejemplar para todos sus vecinos. María del Carmen ha dedicado más de la mitad de su vida al trabajo social a través de la guardería pública de dicha barriada. A ello se une su trabajo en Cáritas de Guadiaro, asociación de la que es presidenta desde hace diez años. Es una persona que se involucra rápidamente y sabe dinamizar a todo un grupo que tiene sus mismas inquietudes. Un valor muy necesario en la sociedad actual, tan necesitada de activistas sociales, que tengan como meta el bienestar de quienes más lo necesitan. Su trabajo en Cáritas le permite estar muy cerca de la problemática que actualmente aqueja a tantas familias, y que buscan el apoyo necesario para superar la grave situación por la que atraviesa el país. En el reconocimiento a esta ciudadana se reconoce también la labor de todos aquellos que luchan contra esta situación en todos los lugares de nuestro municipio. Hizo entrega de este reconocimiento el concejal Jesús Mayoral Mayoral. A continuación recibió su Mención de Honor Justo Pernía Fernández, al que es inevitable relacionarlo con la plaza de toros de la ciudad de San Roque, ya que desde el año de su inauguración la historia de su familia está relacionada con este coso taurino. Siendo en el año 1853 conserje su bisabuelo Francisco España González, primero de lo que podríamos considerar una dinastía, vivía en el edificio, con su esposa Josefa Ramos Saniñán. Naciendo donde hoy día se encuentra la enfermería sus cinco hijos: Josefa en 1869, José en 1870, María en 1872, Matilda en 1876 y Rafaela en 1881. A él le sucedió su abuela Josefa España Ramos y su abuelo Justo Pernía Granada, matrimonio que tuvo dos hijos, Francisco y Justo, que nacieron donde hoy día se sitúa la taquilla, en 1904 y 1907, respectivamente. A sus abuelos le sucedió su padre Justo Pernía España, que contrajo matrimonio con Francisca Fernández Carrasco; naciendo, al igual que su abuela, en la enfermería, nuestro protagonista en 1940. Contrae matrimonio en 1967 con Ana Vera Vera, fijando su residencia, al igual que sus antecesores en la plaza de toros, unión de la que nacen tres hijos: Justo, María del Carmen y Francisco. Como se puede observar, aunque resumido muy brevemente, existe una amplia tradición familiar. Conocimientos que se transmiten de padres a hijos, de abuelos a nietos... como ha ocurrido con su hijo mayor. De tal manera que cuando una generación concluye su ciclo, la siguiente está preparada para continuar su labor. Podríamos decir que se van formando desde la cuna, ya que a muy temprana edad adquieren conocimientos, que con el paso del tiempo y de forma continuada, completan su formación. Justo Pernia Fernández representa la cuarta generación de la misma familia que ha cuidado nuestra plaza de toros, a la que le procesa un cariño especial. Que llegado el caso, como hemos visto en alguna ocasión, ha defendido exponiendo todo tipo de argumentos, siempre justificados. Para él ha sido mucho más que un trabajo, ya que es parte de su vida... de la vida de su familia. Hizo entrega del galardón la concejal Mercedes Sánchez. El acto siguió con la entrega, a título póstumo, de la Mención de honor a Antonio Palmero Vera, nacido en San Roque el 14 de noviembre de 1935, hijo de Miguel Palmero Jiménez y Francisca Vera Correro. Su padre, hombre culto y servicial, después de sus largas jornadas de trabajo en el campo, se dedicaba a enseñar en su propia casa a escribir y leer a los niños que lo necesitaban. Antonio a la muy corta edad de 4 años, y siendo el mayor de cinco hermanos, ya ayudaba en la casa cuidando de los animales. Luego, durante su juventud, el campo fue su medio de vida. Gracias a un trabajo en la refinería de San Roque, aprendió el oficio de gruísta, que le sirvió para moverse en el mundo de la construcción, hasta que en 1965 entró a formar parte de la plantilla de “Cerámica La Esperanza” más conocido como “El tejar”. También tuvo que emigrar a Francia en tres ocasiones en busca del sustento de su familia. Personaje popular y muy apreciado entre sus vecinos, fue un gran defensor de las costumbres locales, especialmente de sus festejos. Fue miembro de los famosos coros que recorrían las calles de la ciudad en época navideña. Amante de la Semana Santa, su devoción a la conocida imagen del Mayor Dolor, la conocida “Virgen bajo Palio”. Cuando llegó la democracia y fue recuperada la fiesta del Carnaval, sería uno de los pioneros de este festejo en la calle con sus disfraces de la popular Cabalgata del Humor, lugar que compartió con el recordado Paco Bachito. Ambos llenaron de buen humor las calles sanroqueñas, haciendo que sus disfraces fueran esperados cada año por todos los aficionados. Algunos de ellos forman parte de la historia de nuestro Carnaval, el más antiguo de la comarca. Con tal motivo la Peña Los Lateros le concedió el Mejillón de Oro. No fue el único galardón, la peña algecireña Cine Cómico también reconoció su labor impulsora de la fiesta desde su participación popular. En este sentido, disfraces como el de Juanito Navarro, Fidel Castro, de viuda, etc. son inolvidables por la forma tan peculiar y divertida con la que Palmero interpretaba sus personajes. Entusiasta fiel del concurso de agrupaciones, donde Antonio animaba a todas por igual, y lanzaba su gorra al aire cada vez que una agrupación le hacía sentir algo especial. Seguidor incansable de la chirigota “Los Niños”, de la que dos de sus hijos formaban parte, su presencia tanto en la calle como en el concurso hacían de Antonio un personaje singular, querido y respetado. Antonio Palmero se marchó en octubre del año pasado. El amor por su pueblo, la pasión por las tradiciones, el carisma y la sencillez de una persona buena y noble han servido para que un sinfín de repertorios del Carnaval de este año homenajearan y llevasen por bandera el nombre de Antonio Palmero Vera, promotor, difusor y entusiasta del Carnaval en la calle, el más genuinamente popular. El concejal Antonio Navas Mesa entregó la Mención de Honor, a título póstumo a la viuda, Sebastiana Lobillo Ruiz. Navas pidió al alcalde permiso, que recibió, para entregar el galardón conjuntamente con el también edil Juan José Puerta. Y el siguiente en recibir su Mención de Honor fue José Barroso Muñoz, nacido en San Roque, licenciado en Bellas Artes en la Universidad de Sevilla y Catedrático. Miembro de la Comisión Asesora de Arte Contemporáneo del Museo de Cádiz y de la Comisión de Artes Plásticas. Galería “Manolo Alés”. Museo “Cruz Herrera” de La Línea. Hasta 2009 consejero de la Fundación de Cultura de la Línea de la Concepción y miembro de la Junta Directiva de la asociación Alcultura, de Algeciras. Reflejar la intensa actividad de este destacado pintor sanroqueño sería muy difícil en un acto como el que nos ocupa. Por citar algunos de sus frutos artísticos, hay que referirse a sus exposiciones en galerías de relevancia de distintos puntos de España (Benot, Magda Belloti, Akelarre, Cristóbal Bejarano, Milagros Delicado, Ramón Puyol, Manuel Alés o la sanroqueña Ortega Bru). A ello se une más de cincuenta muestras colectivas: Museo de Arte y Costumbres Populares, Sevilla; Galería de arte. ARTGEA. Torremolinos. Málaga; Sala Rivadavia. Diputación de Cádiz; Centro de Arte Contemporáneo. Almería; Sociedad Económica Amigos de País. Málaga; Museo de arte Contemporáneo Mario Muriedas. Torrelavega. Cantabria, o la Galería de Arte "Ventana Abierta" Sevilla, son una pequeña muestra del trabajo de Barroso Muñoz. Asimismo, su obra ha sido expuesta en el extranjero con gran reconocimiento: Artistas Plásticos Contemporáneos en El Estrecho de Gibraltar, organizada en el Instituto Español de Nueva Cork; la itinerante “Europastello. Artistas europeos”, que organizada por la UNESCO y el Consejo de Europa fue montada en la localidad italiana de Cuneo, y la que con igual objetivo se organizó en la ciudad rusa de San Petersburgo. También en Finlandia, en cuya capital Helsinki estuvo presente en la exposición Artistas Gaditanos, organizada por la Diputación Provincial de Cádiz. Y en la Catedral de Ámsterdam en la muestra “Viceversa” dedicada a artistas holandeses y españoles. Del mismo modo tiene obras en espacios urbanos. En este sentido obtuvo en concurso la realización de murales públicos, dependientes del Ministerio de Obra Públicas y Urbanismo. Para la ciudad de Algeciras, donde también realiza seis murales de gran formato para los exteriores de la Plaza de Toros “Las Palomas” . Selecciones de su obra se hallan en colecciones privadas e instituciones privadas y públicas como el Museo de Arte Contemporáneo de Huelva, Casa de España en París, Fundación Rafael Alberti de Cádiz, Colegio de Arquitectos, Fundación Luis Ortega Bru, o la Colección de Arte Contemporáneo de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, entre otras. Ha realizado trabajos de escenografía para grupos de teatro como Rompecabezas o El Mentidero y para proyectos cinematográficos. Su obra ha sido premiada en distintos puntos de España como el de dibujo de Vizcaya o el “Hispano-Americano Vázquez Díaz” de Huelva. En el Campo de Gibraltar ha obtenido galardones en San Roque, el desaparecido Premio Nacional Ciudad de San Roque, las insignias de oro y plata de del Museo Cruz Herrera de La Línea, o el primer certamen internacional de pintura José Luis Cano de Algeciras. Es uno de los grandes pintores andaluces, tal como demuestra el reconocimiento que tanto la crítica como el público le ha deparado Hizo entrega de la Mención de Honor la concejala Ana María Rojas La última de las menciones de honor fue entregada a Isabel María Uceda Muro, vecina de San Roque, nacida en diciembre de 1957 en Tesorillo (Jimena de la Frontera). En esa población estudió, sin culminar, la Educación General Básica. Trabajó en la urbanización Sotogrande. Contrajo matrimonio con el sanroqueño Miguel Jiménez López en enero de 1989, quedando desde entonces vinculada a esta ciudad, que ya siente como la suya. En noviembre de 1989 nació su hija Rocío, afectada de espina bífida. Desde entonces ha mantenido una lucha continuada para erradicar las barreras arquitectónicas que impiden el desarrollo normal de las personas discapacitadas en el medio urbano. Ella conocía muy bien este problema, pues habitaba un piso alto en la barriada de Los Olivillos y con enormes dificultades podía acceder con su hija, postrada en una silla de rueda, a la vivienda. Tras una intensa lucha consiguió del Ayuntamiento de San Roque una casa baja en la calle Nueva, y posteriormente, también el Ayuntamiento le facilitó una vivienda habilitada en La Torrecilla. Isabel María Uceda no ha cesado en ningún momento en su defensa de las personas discapacitadas y especialmente por la eliminación de las barreras arquitectónicas. Ello le ha hecho una sanroqueña popular y querida, al igual que su hija Rocío, acogida en la asociación Asansull y alumna del taller de bordados cofrades de la Universidad Popular. Entregó el reconocimiento el alcalde de la ciudad, Juan Carlos Ruiz Boix. Tras esta entrega, se prcvedio a la entrega de título de Hijo Adoptivo, a título póstumo, a Jaime Ortiz Patiño, el gran impulsor del mejor campo de golf de Europa y uno de los mejores del mundo: Valderrama. La celebración de la Ryder Cup de 1997 (la primera vez que dicho campeonato tenía lugar en la Europa continental) fue el mayor reconocimiento a dichas instalaciones, unido a los Campeonatos del Mundo Americam Express. Con ello favoreció la imagen del municipio de San Roque. Promotor de primera línea del golf en España, consiguió durante varios años la celebración del prestigioso Volvo Master. Aunque nacido en París, tenía en Andalucía y en San Roque su lugar de encuentro. Hijo de bolivianos, bisnieto de españoles y nieto de Simón Patiño, quien fuera conocido como el Rey del Estaño en Bolivia, también fue embajador de este país en la capital francesa. Tras comprar una parte del actual Valderrama, unos años después completó la operación para transformarlo en el prestigioso campo que hoy es. Para ello contó con la ayuda del prestigioso diseñador Robert Trent Jones y con el entusiasmo de los habitantes de la barriada de Guadiaro, dispuestos a trabajar muy duro para mejorar su nivel de vida. En reconocimiento a esa labor, Jaime Ortiz-Patiño apoyó desde su creación al campo municipal de La Cañada, situado a escasa distancia del célebre Valderrama y auténtico vivero de grandes golfistas. Asimismo logró que fuese reconocida la profesión en España de greenkeeper, costeando de su propio bolsillo a vecinos del municipio la formación profesional necesaria. Su visión empresarial le llevó a luchar por la preservación del medio ambiente Se empeñó en que todos cumpliesen las normas de desarrollo sostenible y fue esencial en la creación de GEO (Golf Environment Organization). La figura de Jaime Ortiz-Patiño ha sido determinante en el desarrollo en España, no sólo del golf, sino también del turismo de calidad. Él situó San Roque y la Costa del Sol en el mapa, dándolos a conocer a nivel internacional. Entregó el galardón el edil Juan Roca, y lo recogió Pedro Antonio Pérez, amigo del galardonado. La entrega de galardones finalizaba con la distinción de Hijo Predilecto a título póstumo a Juan Luis Galiardo Comes. Cuando en junio del pasado año fallecía en Madrid el actor Juan Luis Galiardo, la escena española perdió a uno de sus grandes intérpretes. Juan Luis Galiardo nació el 2 marzo 1940, en San Roque, en el seno de una familia de clase media acomodada, con un padre ingeniero agrónomo y un total de seis hermanos de los que él era el mayor. Dejó sus estudios de Económicas e Ingeniería Agrónoma en Madrid para hacer interpretación en la Escuela Oficial de Cine y en la Escuela de Arte Dramático. Fue uno de los fundadores del grupo de Teatro Universitario (TEI) que dirigió Miguel Narros. Debutó con un papel de galán, un registro que le llevó a dar el salto al extranjero, especialmente a México, donde interpretó diversos papeles y desarrolló una gran actividad televisiva. Y en consonancia con su inagotable energía, desde ese momento su carrera llevaría un ritmo vertiginoso. Desde su debut en la gran pantalla de la mano de Julio Diamante con La lágrima del Diablo en 1960, participó en cerca de 200 películas, numerosas obras de teatro y series de televisión, tanto en nuestro país como en el extranjero. En 1976 fue nombrado "Galán más popular" en Nueva York. A su regreso a España fundó la productora, Penélope Films, responsable de la película El disputado voto del señor Cayo (1986), de Antonio Giménez Rico, y de la serie televisiva Turno de oficio. Esta supuso el lanzamiento del actor Juan Echanove, con el que formaría una de las parejas más conocidas del cine español, trabajando después juntos en Suspiros de España (y Portugal). Títulos como Soldadito español (1988), de Antonio Giménez Rico; Don Juan, mi querido fantasma (1989), de Antonio Mercero; Pajarico (1997), de Carlos Saura; y más recientemente El caballero Don Quijote (2002), de Manuel Gutiérrez Aragón; o El oro de Moscú (2002), de Jesús Bonilla, dan buena cuenta de su variedad de registros y su prolífica trayectoria. En el año 2000, la Academia de Cine le otorgó el Goya a la mejor interpretación masculina por su papel en la película de José Luis Garci Adiós con el corazón. En televisión, donde se inició en el popular espacio de teatro Estudio1, aparte de la serie citada Turno de oficio, participó en otras de gran éxito como La Regenta, Farmacia de guardia, Por fin solos o 23-F, el día más difícil del Rey. Su última colaboración fue la serie televisiva Gran Hotel.   En el teatro se prodigó de la misma manera, dando lugar a interpretaciones difíciles de olvidar. Es el caso de obras como Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello; El rey Lear, de Shakespeare. Y una adaptación de las Comedias bárbaras de Valle Inclán o El avaro, de Molière. Hasta poco antes de producirse su fallecimiento se hallaba Galiardo representando dicha obra. Siempre estuvo estrechamente vinculado a la ciudad que le vio nacer, donde participó en numerosos actos culturales y festivos. El sanroqueño Juan Luis Galiardo, andaluz orgulloso de su origen, quiso que su legado artístico fuese reunido y expuesto en San Roque. Y para más esplendor en el teatro municipal que lleva su nombre. Deseo que se ha materializado gracias a su esposa María Elías, y que vendrá a perpetuar aún más la memoria del genio artístico del insigne actor. La tte de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, hizo entrega del título de Hijo Predilecto de la ciudad de San Roque a su viuda, María Elías Solé, y a la hija del actor, María Galiardo. Ambas tomaron la palabra. En primer lugar, María Elías destacó que Galiardo siempre se sintió orgulloso de ser sanroqueño, y resaltó que el actor consiguió el éxito no solo en España, sino también en el extranjero, siendo uno de los primeros intérpretes españoles en lograrlo. Por su parte, María Galiardo agradeció especialmente al alcalde y a Dolores Marchena el trabajo que se realiza en el Ayuntamiento por mantener vivo en el recuerdo de los sanroqueños y también en el exterior el nombre de Juan Luis Galiardo. Tras la entrega de distinciones, en nombre de todos los homenajeados, el pintor sanroqueño José Barroso se dirigió al público, señalando que “En nombre de todos los galardonados quiero expresarle al Ilustre Ayuntamiento de San Roque nuestro sincero agradecimiento por la distinción de la que nos ha hecho merecedores y de la que nos sentimos muy honrados. Personalmente deseo darle las gracias a toda la corporación por la deferencia hacia mi persona al distinguirme con la Mención de Honor de la Ciudad por mi trayectoria artística. Nada podía ser más preciado para nosotros que festejar el aniversario de la fundación de nuestro pueblo en este acto tan entrañable”. En un emotivo discurso, Barroso recordó pasajes de su niñez en San Roque, “recuerdos de mi infancia. Los he guardado en el cofre de mi memoria y hoy es el mejor momento de sacarlos a la luz”. Barroso descubrió la misma afición por la pintura que su padre, en cuya casa tenía un estudio de pintura, al que “yo solía visitarlo a escondidas porque tenía prohibida la entrada desde un día en que, en un arranque de inspiración, se me ocurrió pintar un barquito de vela con los restos de óleo de la paleta. No hubiese pasado nada de no ser porque lo hice sobre un magnífico trabajo a carbón de tamaño natural del torso del Cristo de la buena muerte que había dibujado mi padre y que había terminado de modelar, precisamente en mi casa, un gran amigo de la familia, el también sanroqueño Luis Ortega Bru, tan amigo que mis padres lo acogieron en casa durante un tiempo mientras se solucionaban unos problemas de carácter personal. Más tarde, ya de mayor, mi padre me contó los detalles y me dijo que Luis encontró apoyo y alivio por esa amistad”. “Parte de mi infancia transcurrió en las oficinas de telégrafos. Me sentaba en un rincón y mi padre me daba una hojas de telegramas, que tenían dibujadas unas cenefas de hojas de laurel, un anagrama con tres rayos y encima, en letras mayúsculas, la palabra telegrama. Me pasaba horas dibujando, mientras se mezclaba el olor a tinta, a la cola con la que pegaban las tiras de textos y el sonido frenético del traqueteo del Morse”. Más adelante, Barroso recordó que “la casa de mis abuelos se convertiría con el paso del tiempo en mi primer estudio de pintura. Los fines de semana me trasladaba desde Sevilla, donde me formaba en la facultad de Bellas Artes, para realizar unos murales de gran formato en cerámica, ganados por concurso del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo y que se encuentran en la actualidad ubicados en Algeciras”. Hizo Barroso una breve reseña de cada uno de los homenajeados y sobre él mismo señaló que “aunque artísticamente soy conocido por Pepe Barroso, con ese nombre firmo mis obras porque antes que yo hubo otra persona, otro pintor, otro Barroso, que también llevaba a San Roque en el corazón. Fue mi padre, mi maestro, del que aprendí todo aquello que necesitaba para emprender el camino del arte. Mi padre, José Barroso, pintó casi todos los rincones de San Roque porque se sentía sanroqueño pese a no haber nacido aquí. Con el tiempo, este ilustre Ayuntamiento que hoy nos distingue y nos honra también lo hizo con él, al nombrarlo en 1990 hijo adoptivo de la ciudad, un título del que mis hermanas y yo nos sentimos verdaderamente orgullosos porque hizo realidad su sueño: ser de San Roque”. El alcalde cedió la palabra a Agustín Delgado, quien muy brevemente agradeció el contar con “el mayor galardón que podía recibir”, y se lo dedicó a su familia, aunque especialmente a su hermana Dolores, recientemente fallecida. De nuevo María Elías tomó la palabra, y leyó unas líneas escritas por Juan Luis Galiardo poco antes de su muerte, en las que reconocía los errores cometidos a lo largo de su vida, así como sus debilidades, y pedía perdón a las personas que había podido dañar. Finalizaba el texto con un mensaje íntimo de “comprensión, amor por el prójimo, reconocimiento de mi levedad y deseo de lo que sea útil, ponerlo al servicio del prójimo”. Finalizada su intervención se proyectaron unas imágenes sobe los galardonados, realizadas, al igual que el diseño y la impresión de los diplomas, por la empresa Municipal Multimedia. Después, el director de la Escuela de Música, Miguel Monge, y varios de sus alumnos, interpretaron el Himno de Andalucía. Antes de levantar la sesión, el alcalde felicitó a los diez galardonados, trasladó las felicitaciones a la Delegación de Cultura “por la organización brillante del acto” e hizo extensiva esta felicitación a todos los trabajadores del Ayuntamiento por “su esfuerzo y dedicación”. Tuvo un recuerdo especial a los 4.592 parados sanroqueños, y lanzó a todos los ciudadanos un “mensaje de ánimo de un pueblo solidario, fuerte, innovador, y con un gran potencial económico y, sobre todo, social. Entre todos, vamos a salir, espero que pronto, de la crisis”, finalizó Ruiz Boix.   

    El viernes 17, entrega de vales para disfrutar gratis de “Dinosaurios en la ciudad”

    La compañía Acuario Teatro desea que el público infantil llene el Teatro Juan Luis Galiardo el domimgo 19, cuando se represente “Dinosaurios en la ciudad”. Para conseguirlo ha preparado algo muy especial para el próximo viernes: con la ayuda de un dinosaurio gigante se entregarán en la Alameda vales a cien niñas y niños para que puedan asistir gratis a la obra, mientras que en cada una de las nueve alcaldías de barriada se darán diez vales a los pequeños.

    El espectáculo “Dinosaurios en la ciudad” se representará el domingo 19 a las 12.30 horas. Si se llenara el aforo se abriría la taquilla para una segunda función a las 17:30.

    La teniente de alcalde delegada de Cultura, Dolores Marchena, ha comentado que “esta compañía malagueña, que cuenta con la dirección del sanroqueño Diego Guzmán, representó la misma obra en el Teatro Juan Luis Galiardo en diciembre y logró gran éxito. Con el objetivo de que ningún niño ni ninguna niña se pierda la experiencia, ha dispuesto esta promoción especial, por la cual se regalarán 190 entradas en todo el municipio. Desde la Delegación de Cultura colaboramos en su empeño, y esperamos que haya tanta afluencia que en vez de un pase haya que programar dos”.

    De esta manera, Acuario Teatro entregará un centenar de vales canjeables por entradas a los cien primeros niños y niñas que se apunten a esta promoción el viernes por la tarde a la Alameda Alfonso XI. Por otra parte, en cada una de las nueve alcaldías de barriada se entregarán diez vales para los primeros diez niños que se inscriban. Los vales podrán cambiarse por entradas sin ningún coste en la taquilla del Teatro Juan Luis Galiardo el mismo día del espectáculo dos horas antes de su inicio.

    El precio de las entradas en venta anticipada es de 8 euros, y en taquilla el día de la función, de 10 euros. Están a la venta en el Teatro Juan Luis Galiardo en horario de 11 a 14 horas de lunes a jueves. En taquilla, dos horas antes de la primera función.

    La historia comienza cuando cuatro amigos se van de viaje a Australia, en principio para conocer fósiles de dinosaurios, aunque bien pronto se dan cuenta de que algunos de los animales no son precisamente de piedra.

    “Dinosaurios en la ciudad” es una producción de Acuario Teatro dirigida al público infantil-familiar, que presenta en escena unos dinosaurios articulados y móviles de gran impacto visual, pues están realizados en fibra de vidrio, y sus movimientos mecanizados recuerdan a estos animales del jurásico. Conjuga las vertientes musical y teatral, y se fomenta la participación del público.

     

Pages