Busqueda

The search found 3 results in 0.325 seconds.

Resultados de la búsqueda

    Visita con la Asociación de Vecinos del casco a las obras de la calle Almoraima

    La teniente de alcalde de Turismo y presidenta de la Comisión del Casco Histórico, Dolores Marchena, ha realizado esta mañana una visita a las obras que se realizan en la calle Almoraima junto a miembros de la directiva de la Asociación de Vecinos del Casco Histórico “Lorenzo Valverde”.

    El objetivo primordial de esta visita, según Marchena, es “planificar la ornamentación que tendrá esta calle del casco histórico, y para ello es fundamental la participación, la opinión y la colaboración de la Asociación del Casco Histórico”.

    Marchena reconoció que esta Asociación “realza el cuidado y el fomento ornamental del casco histórico para su difusión turística”.

    La edil cree que “el trabajo de la Asociación es muy importante y con ellos vamos a establecer los parámetros para la ornamentación, también floral, de esta calle, como atractivo turístico”.

    En la visita se ha incluido al Centro de adultos “Albalate” como elemento característico del entorno, contando con la colaboración de la directora del centro, Esmeralda Lorenzo.

    La Rehabilitación de las calles General Lacy (Málaga) y Almoraima, a cargo de la empresa Guamar SA, tienen un plazo de ejecución de seis meses y un importe superior a los 700.000 euros, lo que supone una rebaja de alrededor de 300.000 euros respecto al precio inicial de licitación.

    La Mesa de Contratación aprobó adjudicar el contrato a Guamar SA, que había ofertado un precio de 539.771,07 euros más IVA. Hay que recordar que la Rehabilitación de las calles General Lacy y Almoraima, contaba con un presupuesto inicial de 1.030.000 euros (IVA incluido).

    En enero de 2017, el Ayuntamiento convocó a los comerciantes de la calle General Lacy para hablar sobre la remodelación y restauración de la misma. También se planteó a través del portal web municipal una encuesta con el mismo objetivo. La pregunta era sobre las posibilidades de habilitar una calle totalmente peatonal o no, y la respuesta mayoritaria fue a favor de una calle de uso compartido, con prioridad al peatón. Fruto de esta reunión se encargó al Área de Urbanismo la redacción del proyecto.

    Las obras consisten en la completa rehabilitación y restauración de las calles General Lacy y Almoraima, realizando la sustitución de las infraestructuras de saneamiento existentes, que se encuentran en muy mal estado, así como la pavimentación y mejora superficial de ambas calles para adaptarlas a las exigencias actuales de los itinerarios accesibles. Visto el estado actual de ambas calles, se propone realizar un cambio radical de las mismas, en cuanto a crear calles con espacios compartidos, siempre con preferencia del peatón. De esta forma se podrá organizar el tráfico rodado, por horas, días o periodos, siempre en función de las necesidades de la ciudad.

    Las actuaciones a realizar en la calle General Lacy consisten en realizar una nueva pavimentación de la superficie y ejecutar una nueva red de saneamiento desde el inicio de la calle hasta la intersección con calle Almoraima. La red de agua potable también es necesario cambiarla, pero debido a la limitación en el presupuesto, se ha llegado a un acuerdo con Arcgisa, por el cual, en este proyecto se incluirá la ejecución da las zanjas para alojar la nueva red de abastecimiento, que ejecutará Arcgisa. Para ejecutar el saneamiento, debido a los muchos servicios existentes en la calle se ha optado por mantener una única red de saneamiento para aguas fecales y pluviales, sustituyendo la red actual y sus acometidas, ejecutando nuevos pozos de registro donde se encuentran los existentes y colocando nuevos sumideros en el eje de la calle. A partir de la calle Almoraima tan solo es necesario cambiar los sumideros existentes por el nuevo modelo elegido en el Proyecto, recuperando los existentes para otras actuaciones.

    En la calle Almoraima, también se realiza la nueva pavimentación, se sustituyen las redes de saneamiento y abastecimiento existentes y se dejan previstas las canalizaciones para soterrar las redes de BT, telefonía y alumbrado público.

    En cuanto a la pavimentación, en las dos calles se ha optado por crear en torno al eje actual de la calle, una zona de calzada, de uso compartido, seguida de las aceras. La calzada está formada por un pavimento de adoquín granito gris de dimensiones similares al existente, confinado a ambos lados por dos adoquines de granito color amarronado a modo de encintado. En el centro de la calzada, marcando el eje, se colocan dos adoquines de granito gris con pendiente hacia el centro para conducir las aguas de lluvia. El resto del espacio de la calle estará formado por aceras de losas de granito gris, donde se colocará el mobiliario urbano formado por bancos, papeleras, alcorques y pilonas, para evitar atropellos.

    Al comienzo de las calles General Lacy y Almoraima y en cada uno de los cruces con otras calles (Historiador Montero, Los Reyes, Tesoro, Correos, Colón, de la Cruz, San Nicolás y Naranjo) se indicará por medio de señalización vertical que se trata de una zona de uso mixto, donde el tráfico es compartido con prioridad del peatón. Estos cruces se han proyectado siguiendo los criterios marcados en la legislación vigente, como se muestra en los detalles de los planos. Según cada situación se ha colocando tanto el pavimento táctil indicador direccional como el táctil indicador de advertencia (de botones) en cada uno de los cruces, así como la señalización vertical correspondiente.

    Para completar la actuación se colocará un tubo de PVC en el fondo de los contenedores soterrados de la calle General Lacy, que cruce hasta calle Los Reyes, para evitar los problemas de inundaciones que sufren en la actualidad.

    En la firma del contrato, en abril, el alcalde explicó que “el contrato es por importe de más de 700.000 euros (incluyendo el IVA), y se ha suscrito con una empresa con la que tenemos experiencia por su labor en el Centro de Salud de San Enrique. Esperamos contar con diligencia y eficacia en la ejecución de las obras, para que las molestias sean las mínimas. Queremos que la calle Málaga sea motivo de verdadero orgullo para todos los sanroqueños, y que esta calle céntrica consiga una estética de la que hoy en día no disfruta”.

    Apuntó Ruiz Boix que las obras supondrán una mejoría fundamentalmente en “las zonas más afectadas por la carga y descarga, así como en los cruces de las calles. Han sufrido bastante deterioro y hace 16 años que se realizó la última actuación”. Finalizó el alcalde mostrando su deseo de que “esté finalizada antes de Semana Santa de 2019”.

    Visita a la calle Almoraima para conocer la opinión de los vecinos sobre la próxima ornamentación

    El Ayuntamiento está recabando la opinión de los vecinos para conseguir que la obra de las calles Málaga y Almoraima satisfaga a todos. Así, en la jornada de hoy, viernes, autoridades y técnicos municipales y responsables de la Asociación del Casco Histórico “Lorenzo Valverde” han visitado la calle Almoraima para hablar con los residentes y pedirles ideas sobre la ornamentación de la vía.

    La teniente de alcalde delegada de Turismo, Dolores Marchena, el teniente de alcalde delegado de Obras y Servicios y Zona Casco, José Antonio Rojas, y una técnico de la Delegación de Urbanismo han recorrido la calle Almoraima junto a la presidenta del colectivo vecinal, María Antonia Piñel, y otras miembros de la asociación.

    Marchena explicó que “aunque las obras avanzan a buen ritmo, queremos anticiparnos a su finalización en lo referente a la ornamentación que va a tener la calle Almoraima, con la coordinación de la Delegación de Obras y Servicios, que dirige mi compañero José Antonio Rojas, con la Delegación de Turismo y, por supuesto, con la encomiable labor que realizan los miembros de la Asociación de Vecinos del Casco Histórico 'Lorenzo Valverde'”.

    “Mi agradecimiento -dijo la edil- a todas las personas que me acompañan, y especialmente a María Antonia Piñel. Con su trabajo hacen que se coordine esa voluntad de que la calle Almoraima se convierta también en un eje turístico, y la ornamentación floral será fundamental en este objetivo.

    Estamos acordando todo el material que se incorporará a la calle, valorando la entidad de los materiales que se van a utilizar para que respeten también la normativa urbanística del Casco Histórico. Espero que el resultado sea del agrado de los sanroqueños y de quienes nos visiten”, finalizó.

    María Antonia Piñel, mientras, indicó que “como queda la ornamentación, estamos hablando con los vecinos para que decidan y opinen sobre lo más idóneo para su calle, tanto en lo referente a maceteros como a macetas en las fachadas, mantenimiento...”.

    “Hemos pedido -explicó la representante vecinal- una reunión con la Junta de Hermandades y con la Alcaldía para que después de Semana Santa no exista el problema de la cera pegada en el pavimento, que afea, ensucia y estropea a la larga. A ver qué solución se le da, si con una limpieza instantánea en cuanto termine la Semana Santa o incluso las mismas procesiones, como se hace en Málaga y en otras ciudades. La calle va a quedar muy bonita y hay que mantenerla así luego”, finalizó.

    La Rehabilitación de las calles General Lacy (Málaga) y Almoraima, a cargo de la empresa Guamar SA, tiene un plazo de ejecución de seis meses y un importe superior a los 700.000 euros, lo que supone una rebaja de alrededor de 300.000 euros respecto al precio inicial de licitación.

    La Mesa de Contratación aprobó adjudicar el contrato a Guamar SA, que había ofertado un precio de 539.771,07 euros más IVA. Hay que recordar que la Rehabilitación de las calles General Lacy y Almoraima, contaba con un presupuesto inicial de 1.030.000 euros (IVA incluido).

    En enero de 2017, el Ayuntamiento convocó a los comerciantes de la calle General Lacy para hablar sobre la remodelación y restauración de la misma. También se planteó a través del portal web municipal una encuesta con el mismo objetivo. La pregunta era sobre las posibilidades de habilitar una calle totalmente peatonal o no, y la respuesta mayoritaria fue a favor de una calle de uso compartido, con prioridad al peatón. Fruto de esta reunión se encargó al Área de Urbanismo la redacción del proyecto.

    Las obras consisten en la completa rehabilitación y restauración de las calles General Lacy y Almoraima, realizando la sustitución de las infraestructuras de saneamiento existentes, que se encontraban en muy mal estado, así como la pavimentación y mejora superficial de ambas calles para adaptarlas a las exigencias actuales de los itinerarios accesibles. Se proponía realizar un cambio radical de las mismas, en cuanto a crear calles con espacios compartidos, siempre con preferencia del peatón. De esta forma se podrá organizar el tráfico rodado, por horas, días o periodos, siempre en función de las necesidades de la ciudad.

    Las actuaciones en la calle General Lacy consisten en realizar una nueva pavimentación de la superficie y ejecutar una nueva red de saneamiento desde el inicio de la calle hasta la intersección con calle Almoraima. La red de agua potable también se está cambiando, pero debido a la limitación en el presupuesto, se ha llegado a un acuerdo con Arcgisa, por el cual, en este proyecto se incluye la ejecución da las zanjas para alojar la nueva red de abastecimiento, que ejecutará Arcgisa. Para ejecutar el saneamiento, debido a los muchos servicios existentes en la calle, se ha optado por mantener una única red de saneamiento para aguas fecales y pluviales, sustituyendo la red actual y sus acometidas, ejecutando nuevos pozos de registro donde se encontraban los existentes y colocando nuevos sumideros en el eje de la calle. A partir de la calle Almoraima tan solo era necesario cambiar los sumideros existentes por el nuevo modelo elegido en el Proyecto, recuperando los existentes para otras actuaciones.

    En la calle Almoraima, también se ha realizado la nueva pavimentación, se han sustituido las redes de saneamiento y abastecimiento existentes y se dejan previstas las canalizaciones para soterrar las redes de BT, telefonía y alumbrado público.

    En cuanto a la pavimentación, en las dos calles se ha optado por crear en torno al eje actual de la calle, una zona de calzada, de uso compartido, seguida de las aceras. La calzada está formada por un pavimento de adoquín granito gris de dimensiones similares al existente, confinado a ambos lados por dos adoquines de granito color amarronado a modo de encintado. En el centro de la calzada, marcando el eje, se colocan dos adoquines de granito gris con pendiente hacia el centro para conducir las aguas de lluvia. El resto del espacio de la calle está formado por aceras de losas de granito gris, donde se ha colocado el mobiliario urbano formado por bancos, papeleras, alcorques y pilonas, para evitar atropellos.

    Al comienzo de las calles General Lacy y Almoraima y en cada uno de los cruces con otras calles (Historiador Montero, Los Reyes, Tesoro, Correos, Colón, de la Cruz, San Nicolás y Naranjo) se indicará por medio de señalización vertical que se trata de una zona de uso mixto, donde el tráfico es compartido con prioridad del peatón. Estos cruces se han proyectado siguiendo los criterios marcados en la legislación vigente, como se muestra en los detalles de los planos. Según cada situación se ha colocando tanto el pavimento táctil indicador direccional como el táctil indicador de advertencia (de botones) en cada uno de los cruces, así como la señalización vertical correspondiente.

    Para completar la actuación se ha colocado un tubo de PVC en el fondo de los contenedores soterrados de la calle General Lacy, que cruza hasta calle Los Reyes, para evitar los problemas de inundaciones que se han sufrido anteriormente.

    El alcalde visita las obras de la calle Almoraima

    El alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, visitó las obras de reforma superficial y subterránea de las calles Málaga y Almoraima, que comenzaron por ésta última en agosto, y que estarán finalizadas en diciembre.

    La Rehabilitación de las calles General Lacy (Málaga) y Almoraima, a cargo de la empresa Guamar SA, tienen un plazo de ejecución de seis meses y un importe superior a los 700.000 euros, lo que supone una rebaja de alrededor de 300.000 euros respecto al precio inicial de licitación.

    El alcalde señaló que “se trata de la obra más relevante de las que estamos llevando a cabo desde los últimos 3 meses, y que va suponer un cambio total, ya que la anterior, a causa del adoquinado, se hacía difícil el tránsito”.

    En la obra “se respeta formar parte de un conjunto histórico artístico, igualando el acerado a la via, lo que ha provocado un debate vecinal sobre la posibilidad de hacer la calle peatonal o no, sin aparcamiento, etc”.

    “Lo que sí podemos comprobar es que la inversión de casi 900 mil euros ya se le va viendo color, con este tramo casi concluido , y después de las fiestas, con los vecinos, veremos qué tránsitos se permiten”, señaló

    El alcalde volvió a pedir disculpas por las molestias que causan estas obras, que se ejecutan para un bien para los vecinos y los comerciantes.

    La Mesa de Contratación tuvo que elegir entre las 28 ofertas que se presentaron para llevar a cabo esta obra. Se trata de la remodelación tanto de la superficie como de las canalizaciones subterráneas de ambas calles, que en el caso de General Lacy fue objeto de una actuación previa hace 16 años.

    El teniente de alcalde de Urbanismo, Juan Manuel Ordóñez, recordó que “se trata de una obra incluida en el Plan de Inversiones de 2017, y para la que previamente se consultó a los empresarios de la zona y se realizó una encuesta en la que participaron más de 500 ciudadanos. Se les preguntaba “sobre cómo querían que quedara la calle, en base a tres posibilidades: que fuera totalmente peatonal; abierta al tráfico rodado; o una fórmula mixta. Ésta fue la que logró más apoyos”.

    El edil explicó que “la obra se realiza por fases. En una primera la calle Almoraima, la segunda en la calle Málaga desde la plaza Andalucía a calle Almoraima, y la tercera desde este punto al final de la calle.

    Ordóñez recordó que una vez finalizada la obra “se va a permitir el cierre peatonal de la calle para permitir el negocio de las terrazas, pero la mayor parte del tiempo será abierta al tráfico rodado, lo que beneficiará a los vecinos de esta vía y también a los comercios, para el trafico de los vehículos de suministros”.

    El responsable de Urbanismo pidió disculpas a los vecinos por las molestias que va a ocasionar la obra, y detalló que “además de poner todo el pavimento nuevo, en colaboración con Arcgisa se va sustituir las canalizaciones de abastecimiento de agua y saneamiento, además de las canalizaciones de electricidad y comunicaciones”.

     

    La Mesa de Contratación aprobó adjudicar el contrato a Guamar SA, que había ofertado un precio de 539.771,07 euros más IVA. Hay que recordar que la Rehabilitación de las calles General Lacy y Almoraima, contaba con un presupuesto inicial de 1.030.000 euros (IVA incluido).

    En enero de 2017, el Ayuntamiento convocó a los comerciantes de la calle General Lacy para hablar sobre la remodelación y restauración de la misma. También se planteó a través del portal web municipal una encuesta con el mismo objetivo. La pregunta era sobre las posibilidades de habilitar una calle totalmente peatonal o no, y la respuesta mayoritaria fue a favor de una calle de uso compartido, con prioridad al peatón. Fruto de esta reunión se encargó al Área de Urbanismo la redacción del proyecto.

    Las obras consistirán en la completa rehabilitación y restauración de las calles General Lacy y Almoraima, realizando la sustitución de las infraestructuras de saneamiento existentes, que se encuentran en muy mal estado, así como la pavimentación y mejora superficial de ambas calles para adaptarlas a las exigencias actuales de los itinerarios accesibles. Visto el estado actual de ambas calles, se propone realizar un cambio radical de las mismas, en cuanto a crear calles con espacios compartidos, siempre con preferencia del peatón. De esta forma se podrá organizar el tráfico rodado, por horas, días o periodos, siempre en función de las necesidades de la ciudad.

    Las actuaciones a realizar en la calle General Lacy consisten en realizar una nueva pavimentación de la superficie y ejecutar una nueva red de saneamiento desde el inicio de la calle hasta la intersección con calle Almoraima. La red de agua potable también es necesario cambiarla, pero debido a la limitación en el presupuesto, se ha llegado a un acuerdo con Arcgisa, por el cual, en este proyecto se incluirá la ejecución da las zanjas para alojar la nueva red de abastecimiento, que ejecutará Arcgisa. Para ejecutar el saneamiento, debido a los muchos servicios existentes en la calle se ha optado por mantener una única red de saneamiento para aguas fecales y pluviales, sustituyendo la red actual y sus acometidas, ejecutando nuevos pozos de registro donde se encuentran los existentes y colocando nuevos sumideros en el eje de la calle. A partir de la calle Almoraima tan solo es necesario cambiar los sumideros existentes por el nuevo modelo elegido en el Proyecto, recuperando los existentes para otras actuaciones.

    En la calle Almoraima, también se realiza la nueva pavimentación, se sustituyen las redes de saneamiento y abastecimiento existentes y se dejan previstas las canalizaciones para soterrar las redes de BT, telefonía y alumbrado público.

    En cuanto a la pavimentación, en las dos calles se ha optado por crear en torno al eje actual de la calle, una zona de calzada, de uso compartido, seguida de las aceras. La calzada está formada por un pavimento de adoquín granito gris de dimensiones similares al existente, confinado a ambos lados por dos adoquines de granito color amarronado a modo de encintado. En el centro de la calzada, marcando el eje, se colocan dos adoquines de granito gris con pendiente hacia el centro para conducir las aguas de lluvia. El resto del espacio de la calle estará formado por aceras de losas de granito gris, donde se colocará el mobiliario urbano formado por bancos, papeleras, alcorques y pilonas, para evitar atropellos.

    Al comienzo de las calles General Lacy y Almoraima y en cada uno de los cruces con otras calles (Historiador Montero, Los Reyes, Tesoro, Correos, Colón, de la Cruz, San Nicolás y Naranjo) se indicará por medio de señalización vertical que se trata de una zona de uso mixto, donde el tráfico es compartido con prioridad del peatón. Estos cruces se han proyectado siguiendo los criterios marcados en la legislación vigente, como se muestra en los detalles de los planos. Según cada situación se ha colocando tanto el pavimento táctil indicador direccional como el táctil indicador de advertencia (de botones) en cada uno de los cruces, así como la señalización vertical correspondiente.

    Para completar la actuación se colocará un tubo de PVC en el fondo de los contenedores soterrados de la calle General Lacy, que cruce hasta calle Los Reyes, para evitar los problemas de inundaciones que sufren en la actualidad.

    En la firma del contrato, en abril, el alcalde explicó que “el contrato es por importe de más de 700.000 euros (incluyendo el IVA), y se ha suscrito con una empresa con la que tenemos experiencia por su labor en el Centro de Salud de San Enrique. Esperamos contar con diligencia y eficacia en la ejecución de las obras, para que las molestias sean las mínimas. Queremos que la calle Málaga sea motivo de verdadero orgullo para todos los sanroqueños, y que esta calle céntrica consiga una estética de la que hoy en día no disfruta”.

    Apuntó Ruiz Boix que las obras supondrán una mejoría fundamentalmente en “las zonas más afectadas por la carga y descarga, así como en los cruces de las calles. Han sufrido bastante deterioro y hace 16 años que se realizó la última actuación”. Finalizó el alcalde mostrando su deseo de que “esté finalizada antes de Semana Santa de 2019”.